Lecturas de la Misa

Lunes 21 de Julio de 2014

Lectura de la Profecía de Miqueas                                                          6, 1-4. 6-8

Te daré a conocer lo que el Señor desea de ti.

Escuchen lo que dice el Señor: “Levántate; llama a juicio a los montes, que las colinas escuchen tu voz. Escuchen, montes, el juicio del Señor, pongan atención, cimientos de la tierra: el Señor entabla juicio contra su pueblo, presenta sus quejas contra Israel.

Pueblo mío, ¿qué mal te he causado o en qué cosa te he ofendido? Respóndeme. Con la ayuda de Moisés, Aarón y María, yo te saqué de Egipto y te libré de la esclavitud”.

¿Qué cosa digna le ofreceré al Señor, postrado ante el Dios del cielo? ¿Le ofreceré en holocausto becerros de un año? ¿Aceptará el Señor un millar de carneros o diez mil ríos de aceite? ¿En expiación por mis culpas le ofreceré a mi primogénito, al fruto de mis entrañas, por mi pecado?

Hombre, ya te he explicado lo que es bueno, lo que el Señor desea de ti: que practiques la justicia y ames la lealtad y que seas humilde con tu Dios.

 

Salmo 49

R/. Dios salva al que cumple su voluntad.

Congreguen ante mí a los que sellaron
sobre el altar mi alianza.
Es Dios quien va a juzgar
y el cielo mismo lo declara. R/.

No voy a reclamarte sacrificios,
pues siempre están ante mí tus holocaustos.
Pero ya no aceptaré becerros de tu casa
ni cabritos de tus rebaños. R/.

¿Por qué citas mis preceptos
y hablas a toda hora de mi pacto,
tú, que detestas la obediencia
y echas en saco roto mis mandatos? R/.

Tú haces esto, ¿y yo tengo que callarme?
¿Crees acaso que yo soy como tú?
Quien las gracias me da, ése me honra
y yo salvaré al que cumple mi voluntad. R/.

 

Evangelio de Ntro. Sr. Jesucristo según San Mateo                             12, 38-42

La reina del sur se levantará el día del juicio contra esta generación.

En aquel tiempo, le dijeron a Jesús algunos escribas y fariseos: “Maestro, queremos verte hacer una señal prodigiosa”. Él les respondió: “Esta gente malvada e infiel está reclamando una señal, pero la única señal que se le dará, será la del profeta Jonás. Pues de la misma manera que Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre de la ballena, así también el Hijo del hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra.

Los habitantes de Nínive se levantarán el día del juicio contra esta gente y la condenarán, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay alguien más grande que Jonás.

La reina del sur se levantará el día del juicio contra esta gente y la condenará, porque ella vino de los últimos rincones de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay alguien más grande que Salomón”.

Miércoles 09 de Julio 2014: Nuestra Señora de Itatí

Julio 09, Miércoles
Nuestra Señora de Itatí. Memoria obligatoria. Blanco
Declaración de la Independencia.

Nuestra Señora de la Limpia Concepción de Itatí es la imagen más antigua de las que se veneran en nuestro país. La imagen fue traída, probablemente, por fray Bolaños y fray Alonso, a principios del 1600. La imagen de la Virgen fue tallada en madera por manos aborígenes. Fue hecha para la capilla de un poblado, pero la tradición cuenta que varias veces desaparecía de su altar y la encontraban junto al río Paraná, en un lugar llamado Punta de Piedra (Itatí). El nacimiento del pueblo de Itatí está ligado a la imagen de la Virgen. En el año 1900, el papa León XIII autorizó su Coronación Pontificia, y se estableció el 9 de julio como su fiesta y el día 16, como el día de la peregrinación anual. La devoción a la Virgen de Itatí está muy extendida en el Noreste argentino, en Uruguay y Paraguay.

 

Antífona de entrada    cf. Lc 1, 48

Me llamarán feliz todas las generaciones, porque Dios miró con bondad la pequeñez de su servidora.

Oración colecta 

Dios misericordioso, que para honrar la pura y limpia Concepción de la Virgen María y como defensa y custodia de tu pueblo suscitaste la advocación de Nuestra Señora de Itatí; concédenos que, bajo su protección, nos veamos libres de todo peligro y seamos conducidos al gozo de la vida eterna. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA

Lectura del Libro de Isaías. Is 7, 10-14

El Señor habló a Ajaz en estos términos: “Pide para ti un signo de parte del Señor, en lo profundo del Abismo, o arriba, en las alturas”. Pero Ajaz respondió: “No lo pediré ni tentaré al Señor”. Isaías dijo: “Escuchen, entonces, casa de David: ¿Acaso no les basta cansar a los hombres, que cansan también a mi Dios? Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la virgen está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emanuel, que significa ‘Dios con nosotros’”.

Palabra de Dios.

Comentario

“Los profetas anunciaron que habría de nacer, los cielos y los ángeles lo presentan ya nacido. Yacía en el pesebre el que sostiene el mundo, y la Palabra no podía hablar. El seno de una mujer llevaba a Aquél a quien los cielos no pueden contener. Ella regía a nuestro Rey, llevaba a Aquél en quien estamos contenidos, alimentaba a nuestro Pan” (San Agustín, Sermón 184).

 

O bien: 

Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Cristianos de Galacia.  Gál 4, 4-7

Hermanos: Cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la Ley, para redimir a los que estaban sometidos a la Ley y hacernos hijos adoptivos. Y la prueba de que ustedes son hijos, es que Dios infundió en nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo: iAbbá!, es decir, ¡Padre! Así, ya no eres más esclavo, sino hijo, y por lo tanto, heredero por la gracia de Dios.

Palabra de Dios.

Comentario

“Dios envío a su Hijo nacido de mujer”, como un verdadero hombre, hijo de su tiempo, de su pueblo, de su tierra. María le ha transmitido su humanidad y, con ello, la sensibilidad, la afectividad, la capacidad de emocionarse ante el dolor y la alegría. María le transmitió a Jesús esa dimensión maternal que luego manifestó ante los pobres, los pecadores y los excluidos.

 

SALMO   [Salmo] Lc 1, 46-55

R. El Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas. Su nombre es santo.
O bien:
 Eres feliz, Virgen María, tú que llevaste en tu seno al Hijo del Padre eterno.

Mi alma canta la grandeza del Señor,
y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador. R.

Porque miró con bondad la pequeñez de su servidora.
En adelante todas las generaciones me llamarán feliz,
porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas.
Su nombre es santo. R.

Y su misericordia se extiende de generación en generación
sobre los que le temen.
Desplegó la fuerza de su brazo,
dispersó a los soberbios de corazón. R.

Derribó del trono a los poderosos y elevó a los humildes,
colmó de bienes a los hambrientos
y despidió a los ricos con las manos vacías. R.

Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia,
como lo había prometido a nuestros padres,
en favor de Abraham y de su descendencia para siempre. R.

 

ALELUYA   cf. Lc 1, 28

Aleluya.
Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo,
bendita tú entre las mujeres.
Aleluya.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas. Lc 1, 39-47

Durante su embarazo, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas ésta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi vientre. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”. María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador”.

Palabra del Señor.

Comentario

A pesar de que en este día muchos hermanos y hermanas visitan a María en Itatí, en realidad es María quien llega a ellos y a todos nosotros. Ir a la casa de María es dejar que ella entre en nosotros, es hacer que nuestro corazón sea su casa.

Oración sobre las ofrendas

Recibe, Señor, nuestras oraciones y ofrendas y, al invocar la maternal intercesión de la santísima Virgen María, ayúdanos a celebrar dignamente el sacrificio de nuestra redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión

Yo soy la Madre del amor hermoso, del temor de Dios, de la ciencia y de la santa esperanza.

Oración después de la comunión

Padre santo, alimentados con el sacramento de la salvación, concédenos que quienes veneramos a la Virgen María en su advocación de Nuestra Señora de Itatí, experimentemos el auxilio de tu gracia para crecer en el amor a Jesucristo, tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Martes 08 de Julio 2014

Julio 08, Martes
De la feria. Verde
 

Antífona de entrada   cf. Sal 47, 10-11

En tu santo templo, Señor, evocamos tu misericordia; la gloria de tu nombre llega hasta los confines de la tierra. Tu derecha está llena de justicia.

Oración colecta 

Dios nuestro, que por la humillación de tu Hijo levantaste a la humanidad caída; concédenos una santa alegría, para que, liberados de la servidumbre del pecado, alcancemos la felicidad que no tiene fin. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA

Lectura de la Profecía de Oseas.  Os 4, 1; 8, 4-7. 11-13

Escuchen la palabra del Señor, israelitas: “Entronizaron reyes, pero sin contar conmigo; designaron príncipes, pero sin mi aprobación. Se hicieron ídolos con su plata y su oro, para su propio exterminio. Yo rechazo tu ternero, Samaría; mi ira se ha encendido contra ellos. ¿Hasta cuándo no podrán recobrar la inocencia? Porque ese ternero proviene de Israel: lo hizo un artesano, y no es Dios. Sí, el ternero de Samaría quedará hecho pedazos. Porque siembran vientos, recogerán tempestades. Tallo sin espiga no produce harina, y si la produce, se la tragarán los extranjeros. Efraín multiplicó los altares para expiar el pecado, pero esos altares le han servido sólo para pecar. Por más que escriba para él mil prescripciones de mi Ley, se las tendría por una cosa extraña. En cuanto a los sacrificios que me ofrecen, ¡que los inmolen, que se coman la carne! ¡El Señor no los aceptará! Ahora, él se acordará de sus culpas y pedirá cuenta de sus pecados: entonces ellos regresarán a Egipto”.

Palabra de Dios.

Comentario

El pueblo se olvida de Dios y fabrica ídolos con sus propias manos. Así también hoy, se forjan idolatrías (la apariencia física o el estatus) por las cuales se ofrece el sacrificio de la propia vida, y se endiosan personas con fervor adolescente. Con esto no se está haciendo más que “volver a Egipto”, es decir, caer nuevamente en la esclavitud. Pero nuestro Dios es el Dios de la liberación.

SALMO   Salmo 113B, 3-7b. 8-10

R. ¡Pueblo de Israel, confía en el Señor!

Nuestro Dios está en el cielo y en la tierra, él hace todo lo que quiere.
Los ídolos, en cambio, son plata y oro,
obra de las manos de los hombres. R.

Tienen boca, pero no hablan, tienen ojos, pero no ven;
tienen orejas, pero no oyen, tienen nariz, pero no huelen.R.

Tienen manos, pero no palpan, tienen pies, pero no caminan;
como ellos serán los que los fabrican,
los que ponen en ellos su confianza. R.

Pueblo de Israel, confía en el Señor: Él es tu ayuda y tu escudo;
familia de Aarón, confía en el Señor: Él es tu ayuda y tu escudo. R.

 

ALELUYA   Jn 10, 14

Aleluya.
“Yo soy el buen Pastor; conozco a mis ovejas,
y mis ovejas me conocen a mí”, dice el Señor.
Aleluya.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 9, 32-38

Le presentaron a Jesús un mudo que estaba endemoniado. El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar. La multitud, admirada, comentaba: “Jamás se vio nada igual en Israel”. Pero los fariseos decían: “Él expulsa a los demonios por obra del Príncipe de los demonios”. Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando todas las enfermedades y dolencias. Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”.

Palabra del Señor.

Comentario

Los judíos se reunían todos los sábados en las sinagogas –como lo siguen haciendo hoy en día– para escuchar la lectura de la Palabra, comentarla y debatirla. Jesús participaba de esas celebraciones y enseñaba allí. Era una ocasión privilegiada ante la asamblea reunida para proclamar la novedad del Reino de Dios. Sobre la base del Antiguo Testamento, Jesús dio nuevas claves de interpretación para que toda lectura de la Sagrada Escritura fuera un encuentro con el Dios vivo.

Oración sobre las ofrendas 

Padre del cielo, que este sacrificio consagrado a tu nombre nos purifique y nos encamine, cada día más, hacia la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión   Sal 33, 9

Gusten y vean qué bueno es el Señor. Feliz el hombre que espera en él.

O bien:  Cf. Mt 11, 28

“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré”, dice el Señor.

Oración después de la comunión

Alimentados con tan grandes dones, te pedimos, Padre, recibir sus frutos de salvación y no dejar nunca de alabarte. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Lunes 07 de Julio 2014

Julio 07, Lunes
De la feria. Verde

Antífona de entrada   cf. Sal 47, 10-11

En tu santo templo, Señor, evocamos tu misericordia; la gloria de tu nombre llega hasta los confines de la tierra. Tu derecha está llena de justicia.

Oración colecta 

Dios nuestro, que por la humillación de tu Hijo levantaste a la humanidad caída; concédenos una santa alegría, para que, liberados de la servidumbre del pecado, alcancemos la felicidad que no tiene fin. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA

Lectura de la Profecía de Oseas. Os 2, 16. 17b-18. 21-22

Así habla el Señor: “Yo la seduciré, la llevaré al desierto y le hablaré a su corazón. Allí, ella responderá como en los días de su juventud, como el día en que subía del país de Egipto. Aquel día –oráculo del Señor– tú me llamarás: ‘Mi Esposo’ y ya no me llamarás: ‘Mi Baal’. Yo te desposaré para siempre, te desposaré en la justicia y el derecho, en el amor y la misericordia; te desposaré en la fidelidad, y tú conocerás al Señor”.

Palabra de Dios.

Comentario

“Los profetas Oseas y Ezequiel han descrito esta pasión de Dios por su pueblo con imágenes eróticas audaces. La relación de Dios con Israel es ilustrada con la metáfora del noviazgo y del matrimonio; por consiguiente, la idolatría es adulterio y prostitución. La historia de amor de Dios con Israel consiste, en el fondo, en que él le da la Torah (ley), es decir, abre los ojos de Israel sobre la verdadera naturaleza del hombre y le indica el camino del verdadero humanismo” (Benedicto XVI, encíclica “Dios es amor”).

SALMO   Salmo 144, 2-9

R. ¡El Señor es bondadoso y compasivo!

Señor, día tras día te bendeciré,
y alabaré tu Nombre sin cesar.
¡Grande es el Señor y muy digno de alabanza:
su grandeza es insondable! R.

Cada generación celebra tus acciones
y le anuncia a las otras tus portentos:
ellas hablan del esplendor de tu gloria,
y yo también cantaré tus maravillas. R.

Ellas publican tus tremendos prodigios
y narran tus grandes proezas;
divulgan el recuerdo de tu inmensa bondad
y cantan alegres por tu victoria. R.

El Señor es bondadoso y compasivo,
lento para enojarse y de gran misericordia;
el Señor es bueno con todos
y tiene compasión de todas sus criaturas. R.

 

ALELUYA   cf. 2Tim 1, 10

Aleluya.
Nuestro Salvador Jesucristo destruyó la muerte
e hizo brillar la vida, mediante la Buena Noticia.
Aleluya.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 9, 18-26

Se presentó a Jesús un alto jefe y, postrándose ante él, le dijo: “Señor, mi hija acaba de morir, pero ven a imponerle tu mano y vivirá”. Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos. Entonces se le acercó por detrás una mujer que padecía de hemorragias desde hacía doce años, y le tocó los flecos de su manto, pensando: “Con sólo tocar su manto, quedaré sana”. Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: “Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado”. Y desde ese instante la mujer quedó sana. Al llegar a la casa del jefe, Jesús vio a los que tocaban música fúnebre y a la gente que gritaba, y dijo: “Retírense, la niña no está muerta, sino que duerme”. Y se reían de él. Cuando hicieron salir a la gente, él entró, la tomó de la mano, y ella se levantó. Y esta noticia se divulgó por aquella región.

Palabra del Señor.

Comentario

La mujer sangrante percibió la novedad del Reino de Dios. Si se hubiera atenido a la vieja tradición, ni siquiera hubiera salido de su casa, porque la ley estipulaba que la hemorragia la convertía en impura. Por lo tanto, no debía tener contacto corporal con nadie para no contagiar su impureza. Pero ella se atrevió a lo nuevo, porque estaba convencida de que Jesús traía salud y salvación. Con esta misma convicción, acerquémonos a él.

Oración sobre las ofrendas 

Padre del cielo, que este sacrificio consagrado a tu nombre nos purifique y nos encamine, cada día más, hacia la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión   Sal 33, 9

Gusten y vean qué bueno es el Señor. Feliz el hombre que espera en él.

O bien:    cf. Mt 11, 28

“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré”, dice el Señor.

Oración después de la comunión

Alimentados con tan grandes dones, te pedimos, Padre, recibir sus frutos de salvación y no dejar nunca de alabarte. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Domingo 06 de Julio 2014

Julio 06, Domingo
Domingo 14º durante el año. Verde

Antífona de entrada    cf. Sal 47, 10-11

En tu santo templo, Señor, evocamos tu misericordia; la gloria de tu nombre llega hasta los confines de la tierra. Tu derecha está llena de justicia.

Oración colecta 

Dios nuestro, que por la humillación de tu Hijo levantaste a la humanidad caída; concédenos una santa alegría, para que, liberados de la servidumbre del pecado, alcancemos la felicidad que no tiene fin. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

Lectura de la Profecía de Zacarías.  Zac 9, 9-10

Así habla el Señor: “¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Grita de júbilo, hija de Jerusalén! Mira que tu Rey viene hacia ti; él es justo y victorioso, es humilde y está montado sobre un asno, sobre la cría de un asna. Él suprimirá los carros de Efraím y los caballos de Jerusalén; el arco de guerra será suprimido y proclamará la paz a las naciones. Su dominio se extenderá de un mar hasta el otro, y desde el Río hasta los confines de la tierra”.

Palabra de Dios.

Comentario

El profeta nos exhorta a alegrarnos y a festejar por nuestro rey. Nuestro soberano real no usa la violencia de los carros de guerra ni quiere pavonearse luciendo ornamentos lujosos. Nuestro rey viene montado en un burro, animal que simboliza los tiempos de paz. Él viene con humildad y mansedumbre. Todos los que deseamos la paz lo celebramos con alegría.

 

SALMO   Salmo 144, 1-2. 8-11. 13c-14

R. Bendeciré tu Nombre eternamente.

Te alabaré, Dios mío, a ti, el único rey,
y bendeciré tu Nombre eternamente;
día tras día te bendeciré, y alabaré tu Nombre sin cesar. R.

El Señor es bondadoso y compasivo,
lento para enojarse y de gran misericordia;
el Señor es bueno con todos
y tiene compasión de todas sus criaturas. R.

Que todas tus obras te den gracias, Señor, y tus fieles te bendigan;
que anuncien la gloria de tu reino y proclamen tu poder. R.

El Señor es fiel en todas sus palabras
y bondadoso en todas sus acciones.
El Señor sostiene a los que caen
y endereza a los que están encorvados. R.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Cristianos de Roma. Rom 8, 9. 11-13

Hermanos: Ustedes no están animados por la carne sino por el espíritu, dado que el Espíritu de Dios habita en ustedes. El que no tiene el Espíritu de Cristo no puede ser de Cristo. Y si el Espíritu de Aquél que resucitó a Jesús habita en ustedes, el que resucitó a Cristo Jesús también dará vida a sus cuerpos mortales, por medio del mismo Espíritu que habita en ustedes. Hermanos, nosotros no somos deudores de la carne, para vivir de una manera carnal. Si ustedes viven según la carne, morirán. Al contrario, si hacen morir las obras de la carne por medio del Espíritu, entonces vivirán.

Palabra de Dios.

Comentario

En situaciones que requieren fuerza y dinamismo, decimos que “hay que animar”, “dar aliento”. Eso es lo que hace el Espíritu Santo con nosotros. Desde dentro, como un aire nuevo y vivificador, nos anima y alienta con la misma vida plena de Jesús resucitado.

 

ALELUYA        cf. Mt 11, 25

Aleluya.
Bendito eres, Padre, Señor del cielo y de la tierra,
porque revelaste los misterios del reino a los pequeños.
Aleluya.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo. Mt 11, 25-30

Jesús dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, habiendo ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes, las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquél a quien el Hijo se lo quiera revelar. Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana”.

Palabra del Señor.

Comentario

¿Quién no lleva alguna carga? ¿Quién no siente alguna vez el peso de alguna situación? Jesús conoce lo que soportamos y quiere darnos descanso. Quiere hacernos caminar alivianados y ligeros de peso. Así viven los pequeños, los que no buscan seguridad en sus propias fuerzas, sino que han confiado su vida a Dios.

Oración sobre las ofrendas

Padre del cielo, que este sacrificio consagrado a tu nombre nos purifique y nos encamine, cada día más, hacia la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión   Sal 33, 9

Gusten y vean qué bueno es el Señor. Feliz el hombre que espera en él.

O bien:   Cf. Mt 11, 28

“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré”, dice el Señor.

Oración después de la comunión

Alimentados con tan grandes dones, te pedimos, Padre, recibir sus frutos de salvación y no dejar nunca de alabarte. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Sábado 05 de Julio 2014: San Antonio María Zaccaría

Julio 05, Sábado
Misa a elección:Feria. Verde
San Antonio María Zaccaría, presbítero. Memoria libre. Blanco
Santa María en sábado. Memoria libre. Blanco

Antonio nació en Cremona, Italia, en el año 1502. Trabajó como médico en su ciudad natal y luego fue ordenado sacerdote. Fundó la congregación de los Clérigos Regulares de san Pablo (Barnabitas). Se destacó como un gran predicador. Instituyó la adoración de 40 horas al Santísimo Sacramento y el repique de las campanas los viernes a las tres de la tarde. Falleció a la edad de 37 años.

Antífona de entrada    Sal 46, 2

Todos los pueblos aplaudan y aclamen al Señor con gritos de alegría.

Oración colecta 

Dios nuestro, que por la gracia de la adopción quisiste hacernos hijos de la luz; concédenos que no seamos envueltos en las tinieblas del error, sino que permanezcamos siempre en el esplendor de la verdad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

O bien:    de san Antonio María Zaccaría

Concédenos, Padre, crecer en el conocimiento admirable de Jesucristo, según la enseñanza del apóstol Pablo, que inspiró a san Antonio María para proclamar en tu Iglesia la palabra de salvación. Por nuestro Señor Jesucristo…

O bien:  de Santa María en sábado

Señor Dios, concédenos gozar de la salud del alma y del cuerpo y, por la intercesión de la santísima Virgen María, líbranos de las tristezas de este mundo y danos la eterna alegría. Por nuestro Señor Jesucristo…

LECTURA

Lectura de la Profecía de Amós.  Am 9, 11-15

Así habla el Señor: “Aquel día, yo levantaré la choza derruida de David, repararé sus brechas, restauraré sus ruinas, y la reconstruiré como en los tiempos pasados, para que ellos tomen posesión del resto de Edóm y de todas las naciones que han sido llamadas con mi Nombre ?oráculo del Señor? que cumplirá todo esto. Llegan los días –oráculo del Señor– en que el labrador seguirá de cerca al que siega, y el que vendimia al que siembra. Las montañas harán correr el vino nuevo y destilarán todas las colinas. Yo cambiaré la suerte de mi pueblo Israel; ellos reconstruirán las ciudades devastadas y las habitarán, plantarán viñedos y beberán su vino, cultivarán huertas y comerán sus frutos. Los plantaré en su propio suelo, y nunca más serán arrancados del suelo que yo les di, dice el Señor, tu Dios”.

Palabra de Dios.

Comentario

Luego de las numerosas denuncias proferidas a lo largo del libro, la obra de Amós se cierra con este anuncio de consuelo y abundancia. Dios quiere reunir a su pueblo, quiere tenerlo junto a sí, y ofrecer un derroche de amor sobre esta comunidad redimida.

SALMO   Salmo 84, 9. 11-14

R. El Señor promete la paz para su pueblo.

Voy a proclamar lo que dice el Señor: el Señor promete la paz,
la paz para su pueblo y sus amigos,
y para los que se convierten de corazón. R.

El Amor y la Verdad se encontrarán,
la Justicia y la Paz se abrazarán;
la Verdad brotará de la tierra
y la Justicia mirará desde el cielo. R.

El mismo Señor nos dará sus bienes
y nuestra tierra producirá sus frutos.
La Justicia irá delante de él,
y la Paz, sobre la huella de sus pasos. R.

 

ALELUYA    Jn 10, 27

Aleluya.
“Mis ovejas escuchan mi voz,
yo las conozco y ellas me siguen”, dice el Señor.
Aleluya.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 9, 14-17

Se acercaron los discípulos de Juan Bautista y le dijeron: “¿Por qué tus discípulos no ayunan, como lo hacemos nosotros y los fariseos?”. Jesús les respondió: “¿Acaso los amigos del esposo pueden estar tristes mientras el esposo está con ellos? Llegará el momen­to en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán. Nadie usa un pedazo de género nuevo para remendar un ves­tido viejo, porque el pedazo añadido tira del vestido y la rotura se hace más grande. Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque los odres revientan, el vino se derrama y los odres se pierden. ¡No, el vino nuevo se pone en odres nuevos, y así ambos se conservan!”.

Palabra del Señor.

Comentario

Las prácticas de Jesús llamaban la atención pues presentaba un nuevo modo de relación con Dios, un modo que podía incluso prescindir de tradiciones tan arraigadas como el ayuno. ¿Qué es esto nuevo que Jesús trae como tela sin estrenar o vino recién elaborado? Es la novedad del Reino de Dios que no cabe en ningún recipiente ni en ningún molde. Es un estado de comunión y alegría, como una fiesta de casamiento.

Oración sobre las ofrendas

Dios de bondad, que das eficacia a tus misterios, concede que nuestro culto resulte digno de estos sagrados dones. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión   cf. Sal 102, 1

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo nombre.

O bien:    cf. Jn 17, 20. 21

Dice el Señor: “Padre, ruego por ellos, para que todos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”.

Oración después de la comunión

Que la víctima divina que hemos ofrecido y recibido nos llene de vida, Señor, para que, unidos a ti por el amor, demos frutos que permanezcan eternamente. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Viernes 04 de Junio 2014: Santa Isabel de Portugal

Julio 04, Viernes
Misa a elección. Feria. Verde
Santa Isabel de Portugal. Memoria libre. Blanco

Isabel fue una mujer que supo vivir en profunda paz a pesar de las circunstancias adversas en las que se encontró, tanto en su vida matrimonial como en los conflictos por la herencia del trono real. Repetía frecuentemente: “Amen la paz y hallarán en todo tranquilidad de espíritu”. Era terciaria franciscana, y durante toda su vida asistió a los pobres, enfermos y peregrinos. Murió en el año 1336, y luego enterraron su cuerpo en el convento de las Clarisas, en Coímbra.

Antífona de entrada     Sal 46, 2

Todos los pueblos aplaudan y aclamen al Señor con gritos de alegría.

Oración colecta 

Dios nuestro, que por la gracia de la adopción quisiste hacernos hijos de la luz; concédenos que no seamos envueltos en las tinieblas del error, sino que permanezcamos siempre en el esplendor de la verdad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

O bien:   de santa Isabel de Portugal

Dios nuestro, que creas la paz y amas la caridad, tú concediste a santa Isabel de Portugal la gracia admirable de reconciliar a los enemigos; te pedimos, por su intercesión, trabajar siempre por la paz para ser llamados hijos de Dios. Por nuestro Señor Jesucristo…

LECTURA

Lectura de la Profecía de Amós.  Am 8, 4-6. 9-12

Escuchen esto, ustedes, los que pisotean al indigente para hacer desaparecer a los pobres del país. Ustedes dicen: “¿Cuándo pasará el novilunio para que podamos vender el grano, y el sábado, para dar salida al trigo? Disminuiremos la medida, aumentaremos el precio, falsearemos las balanzas para defraudar; compraremos a los débiles con dinero y al indigente por un par de sandalias, y venderemos hasta los desechos del trigo”. Aquel día –oráculo del Señor– Yo haré que el sol se ponga al mediodía, y en pleno día cubriré la tierra de tinieblas; cambiaré sus fiestas en duelo y todos sus cantos en lamentaciones; haré que todos se ciñan un sayal y que se rapen todas las cabezas; haré que estén de duelo como por un hijo único, y su final será como un día de amargura. Vendrán días –oráculo del Señor– en que enviaré hambre sobre el país, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de escuchar la Palabra del Señor. Se arrastrarán de un mar a otro e irán errantes del norte al este, buscando la palabra del Señor, pero no la encontrarán.

Palabra de Dios.

Comentario

La denuncia es directa contra aquellos que se aprovechan del pobre y especulan económicamente. Satisfechos con sus propios bienes y hasta hartos de ellos, llegará un día en que eso no los colme y buscarán a Dios. ¿Cómo podrán saciarse de la Palabra de Dios, si nunca quisieron escucharla?

 

SALMO   Salmo 118, 2. 10. 20. 30. 40. 131

R. ¡Yo te busco de todo corazón, Señor!

Felices los que cumplen sus prescripciones
y lo buscan de todo corazón.
Yo te busco de todo corazón:
no permitas que me aparte de tus mandamientos. R.

Mi alma se consume,
deseando siempre tus decisiones.
Elegí el camino de la verdad,
puse tus decretos delante de mí. R.

Yo deseo tus mandamientos: vivifícame por tu justicia.
Abro mi boca y aspiro hondamente,
porque anhelo tus mandamientos. R.

ALELUYA    Mt 11, 28

Aleluya.
“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados,
y yo los aliviaré”, dice el Señor.
Aleluya.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo. Mt 9, 9-13

Jesús vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él se levantó y lo siguió. Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con él y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: “¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?”. Jesús, que había oído, respondió: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Vayan y aprendan qué significa: ‘Yo quiero misericordia y no sacrificios’. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores”.

Palabra del Señor.

Comentario

La expresión “yo quiero misericordia y no sacrificio” se encuentra en el libro del profeta Oseas (cf. 6, 6-7). Jesús utiliza esta palabra profética para dar más énfasis a su práctica y a su mensaje. Si Dios ya había anunciado siglos atrás que la misericordia está antes que el culto y la pureza, ¿por qué todavía hay quienes se empeñan en ser inmisericordes con el pecador?

Oración sobre las ofrendas

Dios de bondad, que das eficacia a tus misterios, concede que nuestro culto resulte digno de estos sagrados dones. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión    cf. Sal 102, 1

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo nombre.

O bien:    cf. Jn 17, 20. 21

Dice el Señor: “Padre, ruego por ellos, para que todos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”.

Oración después de la comunión

Que la víctima divina que hemos ofrecido y recibido nos llene de vida, Señor, para que, unidos a ti por el amor, demos frutos que permanezcan eternamente. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 03 de Julio 2014: Santo Tomás, apóstol

Julio 03, Jueves
Santo Tomás, apóstol. Fiesta. Rojo
Día del locutor.

Tomás era apodado “Dídimo”, o sea, el mellizo. De su vida antes de ser llamado por Jesús, no tenemos ningún dato. Aparece en algunos momentos muy cercano al Señor, con impulsividad, inquieto y desconcertado. Una vieja tradición dice que evangelizó la India.

Antífona de entrada      cf. Sal 117, 28. 21

Tú eres mi Dios, y te doy gracias: tú eres mi Dios, y te glorifico; te doy gracias porque me escuchaste y fuiste mi salvación.

Oración colecta

Concédenos, Dios todopoderoso, alegrarnos en la fiesta del apóstol santo Tomás, para que siempre nos ayude con su protección y tengamos vida creyendo en aquel a quien reconoció como el Señor resucitado, Jesucristo tu Hijo. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA

Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Cristianos de Éfeso.  Ef 2, 19-22

Hermanos: Ustedes no son extranjeros ni huéspedes, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Ustedes están edificados sobre los apóstoles y los profetas, que son los cimientos, mientras que la piedra angular es el mismo Jesucristo. En él, todo el edificio, bien trabado, va creciendo para constituir un Templo santo en el Señor. En él, también ustedes son incorporados al edificio, para llegar a ser una morada de Dios en el Espíritu.

Palabra de Dios.

Comentario

Solemos llamar “iglesia” al edificio donde nos reunimos los creyentes para celebrar. La Carta nos habla de la Iglesia como edificio inmaterial, en el cual nosotros somos las piedras vivas que lo forman. Cristo es la piedra angular, la que está en el vértice de la construcción, cerrando el arco, sosteniendo toda la estructura. Sin él, toda la Iglesia se vendría abajo.

 

SALMO   Salmo 116, 1. 2

R. ¡Vayan por el mundo y anuncien el Evangelio!

¡Alaben al Señor, todas las naciones,
glorifíquenlo todos los pueblos! R.

Porque es inquebrantable su amor por nosotros,
y su fidelidad permanece para siempre. R.

 

ALELUYA   Jn 20, 20

Aleluya.
“Ahora crees, Tomás, porque me has visto.
¡Felices los que creen sin haber visto!”, dice el Señor.
Aleluya.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan.  Jn 20, 24-29

Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con los otros discípulos cuando se presentó Jesús resucitado. Ellos le dijeron: “¡Hemos visto al Señor!”. Él les respondió: “Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no creeré”. Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: “¡La paz esté con ustedes!”. Luego dijo a Tomás: “Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe”. Tomás respondió: “¡Señor mío y Dios mío!”. Jesús le dijo: “Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!”.

Palabra del Señor.

Comentario

Jesús resucitado se presentó ante la comunidad, pero Tomás no estaba allí. Además no pudo creer el testimonio que la comunidad le había transmitido. Nosotros no hemos visto con los ojos a Jesús viviente, sino que creemos en la Iglesia, que nos anuncia: “¡El Señor resucitó!”. Creemos porque les creemos a aquellos que nos transmitieron el mensaje. Para nosotros es la bienaventuranza: “¡Felices los que creen sin haber visto!”.

Oración sobre las ofrendas

Recibe, Señor, el testimonio de nuestro servicio, y el humilde pedido que conserves tus dones en nosotros, al ofrecerte este sacrificio de alabanza en el martirio del apóstol santo Tomás. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión    cf. Jn 20, 27

Acerca tu mano, y reconoce el lugar de los clavos: en adelante no seas incrédulo, sino fiel.

Oración después de la comunión

Dios nuestro, en este sacramento hemos recibido verdaderamente el Cuerpo de tu Hijo unigénito; concédenos que lo reconozcamos por la fe como Dios y Señor nuestro, y también lo confesemos con las obras y con la vida, a ejemplo del apóstol Tomás. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Martes 24 de Junio 2014: Nacimiento de san Juan Bautista

Junio 24, Martes
Nacimiento de San Juan Bautista. Solemnidad. Blanco

Un nacimiento siempre provoca alegría. Eso fue lo que ocurrió con Juan. Y aun antes de comenzar a desarrollar su misión, desde el mismo momento de su nacimiento, su vida estuvo acompañada de signos que llevaron a sus contemporáneos a preguntarse por la presencia de Dios. Este santo fue recibido por su familia con el nombre “Juan”. Siendo adulto, su actividad profética lo llevó a predicar un bautismo (inmersión en agua) como signo de salvación, y por eso fue conocido como Juan “el Bautista”.

Antífona de entrada   Jn 1, 6-7; Lc 1, 17

Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan; vino como testigo para dar testimonio de la luz, y preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.

Oración colecta

Dios nuestro, que confiaste a san Juan Bautista la misión de preparar para Cristo, el Señor, un pueblo bien dispuesto, concede a tu Iglesia la gracia de la alegría espiritual, y dirige los corazones de los fieles por el camino de la salvación y de la paz. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

 

PRIMERA LECTURA

Lectura del Libro de Isaías.   Is 49, 1-6

¡Escúchenme, costas lejanas, presten atención, pueblos remotos! El Señor me llamó desde el vientre materno, desde el vientre de mi madre pronunció mi nombre. Él hizo de mi boca una espada afilada, me ocultó a la sombra de su mano; hizo de mí una flecha punzante, me escondió en su aljaba. Él me dijo: “Tú eres mi Servidor, Israel, por ti yo me glorificaré”. Pero yo dije: “En vano me fatigué, para nada, inútilmente, he gastado mi fuerza”. Sin embargo, mi derecho está junto al Señor y mi retribución, junto a mi Dios. Y ahora, ha hablado el Señor, el que me formó desde el vientre materno para que yo sea su Servidor, para hacer que Jacob vuelva a él y se le reúna Israel. Yo soy valioso a los ojos del Señor y mi Dios ha sido mi fortaleza. Él dice: “Es demasiado poco que seas mi Servidor para restaurar a las tribus de Jacob y hacer volver a los sobrevivientes de Israel; yo te destino a ser la luz de las naciones, para que llegue mi salvación hasta los confines de la tierra”.

Palabra de Dios.

Comentario

El profeta se reconoce servidor. Su misión abarca a los cercanos y a los lejanos. Debe reunir nuevamente al pueblo para que viva como el pueblo de la Alianza. Pero también debe salir más allá de las fronteras, porque en los confines de la tierra, hay muchos a quienes aún no ha llegado la luz del Señor.

 

SALMO   Salmo  138, 1-3. 13-15

R. Te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable.

Señor, tú me sondeas y me conoces,
tú sabes si me siento o me levanto;
de lejos percibes lo que pienso,
te das cuenta si camino o si descanso,
y todos mis pasos te son familiares. R.

Tú creaste mis entrañas,
me plasmaste en el vientre de mi madre:
te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable.
¡Qué maravillosas son tus obras! R.

Tú conocías hasta el fondo de mi alma
y nada de mi ser se te ocultaba,
cuando yo era formado en lo secreto,
cuando era tejido en lo profundo de la tierra. R.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de los Hechos de los Apóstoles. Hech 13, 22-26

En la sinagoga de Antioquía de Pisidia, Pablo decía: “Dios suscitó para nuestros padres como rey a David, de quien dio este testimonio: ‘He encontrado en David, el hijo de Jesé, a un hombre conforme a mi corazón, que cumplirá siempre mi voluntad’. De la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que es Jesús. Como preparación a su venida, Juan Bautista había predicado un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel; y al final de su carrera, Juan Bautista decía: ‘Yo no soy el que ustedes creen, pero sepan que después de mí viene Aquél a quien yo no soy digno de desatar las sandalias’. Hermanos, este mensaje de salvación está dirigido a ustedes: los descendientes de Abraham y los que temen a Dios”.

Palabra de Dios.

Comentario

El párrafo que hoy leemos es parte de un discurso de san Pablo. Sus palabras dan testimonio de la consideración que los primeros cristianos guardaban hacia Juan el Bautista. Su llamado a la conversión había producido el cambio en los corazones para que la gente se dispusiera a recibir la buena noticia de Jesucristo salvador. Juan fue un profeta que cumplió cabalmente su misión.

 

ALELUYA     cf. Lc 1, 76

Aleluya.
Tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo;
irás delante del Señor preparando sus caminos.
Aleluya.

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas.  Lc 1, 57-66. 80

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo. Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella. A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: “No, debe llamarse Juan”. Ellos le decían: “No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre”. Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran. Éste pidió una pizarra y escribió: “Su nombre es Juan”. Todos quedaron admirados, y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios. Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea. Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: “¿Qué llegará a ser este niño?”. Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel.

Palabra del Señor.

Comentario

El nombre Juan significa “Dios concede una gracia”. Realmente es una gracia muy grande contar con profetas que anuncien la Palabra de Dios y nos exhorten a estar más cerca de él. Ya desde su nacimiento, este niño logra que algo se conmueva en los corazones. De ese impulso interno, surgirá el dinamismo que lleva al encuentro con Dios. Colaborar para que ese movimiento interno se produzca en el pueblo es la tarea del profeta.

Oración sobre las ofrendas 

Te ofrecemos estos dones, Señor, para celebrar dignamente el nacimiento de san Juan Bautista, que anunció la venida y señaló la presencia del Salvador del mundo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Antífona de comunión   cf. Lc 1, 78

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el Sol que nace de lo alto.

Oración después de la comunión

 Renovados por el banquete del Cordero celestial, te pedimos, Padre, que tu Iglesia reconozca al autor de la salvación en aquel que fue anunciado por san Juan Bautista, cuyo nacimiento celebramos gozosos. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Lunes 23 de Junio 2014

Junio 23, Lunes
De la feria. Verde
Misa matutina

Antífona de entrada    cf. Sal 27, 8-9

El Señor es la fuerza de su pueblo, el baluarte de salvación para su Ungido. Señor, salva a tu pueblo y bendice a tu heredad; apaciéntalo, y sé su guía para siempre.

Oración colecta

Concédenos, Señor y Dios nuestro, vivir siempre en el amor y respeto a tu santo nombre, ya que en tu providencia nunca abandonas a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA

Lectura del Segundo Libro de los Reyes.  2Rey 17, 5-8. 13-15a. 18

Salmanasar, rey de Asiria, invadió todo el país, subió contra Samaría y la sitió durante tres años. En el noveno año de Oseas, el rey de Asiria conquistó Samaría y deportó a los israelitas a Asiria. Los estableció en Jalaj y sobre el Jabor, río de Gozán, y en las ciudades de Media. Esto sucedió porque los israelitas pecaron contra el Señor, su Dios, que los había hecho subir del país de Egipto, librándolos del poder del Faraón, rey de Egipto, y porque habían venerado a otros dioses. Ellos imitaron las costumbres de las naciones que el Señor había desposeído delante de los israelitas, y las que habían introducido los reyes de Israel. El Señor había advertido solemnemente a Israel y a Judá por medio de todos los profetas y videntes, diciendo: “Vuelvan de su mala conducta y observen mis mandamientos y mis preceptos, conforme a toda la Ley que prescribí a sus padres y que transmití por medio de mis servidores los profetas”. Pero ellos no escucharon, y se obstinaron como sus padres, que no creyeron en el Señor, su Dios. Rechazaron sus preceptos y la alianza que el Señor había hecho con sus padres, sin tener en cuenta sus advertencias. El Señor se irritó tanto contra Israel, que lo arrojó lejos de su presencia. Sólo quedó la tribu de Judá.

Palabra de Dios.

Comentario

Gran parte del pecado del pueblo se entiende por su deseo de imitar a otros pueblos. Querían ser como otros, y dejaron de ser ellos mismos. La Alianza con Dios, que los había formado y les había dado identidad, quedaba olvidada. Así, en su deseo de imitación, habían puesto su corazón en ídolos diversos, sin encontrar paz. Y con la dispersión y la falta de paz, llegó la ruina.

SALMO   Salmo 59, 3-5. 12-14

R. ¡Sálvanos con tu poder, respóndenos, Señor!

¡Tú nos has rechazado, Señor, nos has deshecho!
Estabas irritado: ¡vuélvete a nosotros!
Hiciste temblar la tierra, la agrietaste:
repara sus grietas, porque se desmorona. R.

Impusiste a tu pueblo una dura prueba,
nos hiciste beber un vino embriagador.
Tú, Señor, nos has rechazado
y ya no sales con nuestro ejército. R.

Danos tu ayuda contra el adversario,
porque es inútil el auxilio de los hombres.
Con Dios alcanzaremos la victoria
y él aplastará a nuestros enemigos. R.

 

ALELUYA   cf. Heb 4,12

Aleluya.
La Palabra de Dios es viva y eficaz;
discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.
Aleluya.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 7, 1-5

Jesús dijo a sus discípulos: No juzguen, para no ser juzgados. Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes. ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Deja que te saque la paja de tu ojo”, si hay una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Palabra del Señor.

Comentario

Es necesario el discernimiento sobre las acciones, iluminado por el Espíritu Santo. Este proceso debe iniciarse primero en nosotros mismos, porque, cuando tenemos una viga en el ojo, es muy difícil ver otras cosas. Y aun sin tenerla, cuando vemos una falta en el prójimo, no tenemos derecho a condenarlo o a “hacerle la cruz”. Solo Dios conoce el interior de los corazones.

Oración sobre las ofrendas 

Recibe, Señor, este sacrificio de reconciliación y alabanza, y concédenos que, purificados por su poder, sea de tu agrado el afecto de nuestro corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión   cf. Sal 144, 15

Los ojos de todos esperan en ti, Señor, y tú les das la comida a su tiempo.

O bien:   cf. Jn 10, 11.15

Dice el Señor: “Yo soy el buen pastor, y doy mi vida por mis ovejas”.

Oración después de la comunión

Renovados con el sagrado Cuerpo y Sangre de tu Hijo, imploramos, Señor, tu clemencia; haz que en la plenitud de la redención alcancemos lo que celebramos en cada eucaristía. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 936 seguidores

%d personas les gusta esto: