Lecturas de la Misa

Archive for the month “junio, 2011”

Viernes 1 de Julio 2011

1 de julio de 2011

Viernes 1 – Sagrado Corazón de Jesús. (S). Blanco.

La devoción al Corazón de Jesús ha existido desde los primeros tiempos de la Iglesia, cuando se meditaba en el costado y el Corazón abierto de Jesús, de donde salió sangre y agua. De ese Corazón nació la Iglesia y por ese Corazón se abrieron las puertas del Cielo. Esta devoción se incrementó aún más a partir del siglo diecisiete, debido a las visiones que tuvo una religiosa francesa, santa Margarita María de Alacoque.

LECTURA

Lectura del Libro del Deuteronomio.  Deut 7, 6-11

Moisés habló al pueblo diciendo: “Tú eres un pueblo consagrado al Señor, tu Dios: Él te eligió para que fueras su pueblo y su propiedad exclusiva entre todos los pueblos de la tierra. El Señor se prendó de ustedes y los eligió, no porque sean el más numeroso de todos los pueblos. Al contrario, tú eres el más insignificante de todos. Pero por el amor que les tiene, y para cumplir el juramento que hizo a tus padres, el Señor los hizo salir de Egipto con mano poderosa, y los libró de la esclavitud y del poder del Faraón, rey de Egipto. Reconoce, entonces, que el Señor, tu Dios, es el verdadero Dios, el Dios fiel, que a lo largo de mil generaciones, mantiene su alianza y su fidelidad con aquellos que lo aman y observan sus mandamientos; pero que no tarda en dar su merecido a aquel que lo aborrece, a él mismo en persona, haciéndolo desaparecer. Por eso, observa los mandamientos, los preceptos y las leyes que hoy te ordeno poner en práctica”.

Palabra de Dios.

 

Comentario

Si Dios nos ha elegido es porque se ha enamorado de nosotros. Y esto no ha sido por nuestros méritos sino porque el amor de Dios es más grande que nuestra debilidad y pobreza. De esta manera, el amor de Dios sólo puede celebrarse agradeciendo y siendo fieles a él.

 

SALMO   Sal 102, 1-4. 6-8. 10

R. El amor del Señor permanece para siempre.

Bendice al Señor, alma mía,
que todo mi ser bendiga su
santo Nombre; bendice al
Señor, alma mía, y nunca
olvides sus beneficios. R.

Él perdona todas tus culpas
y sana todas tus dolencias;
rescata tu vida del sepulcro,
te corona de amor y de ternura. R.

El Señor hace obras de justicia y
otorga el derecho a los oprimidos;
él mostró sus caminos a Moisés y
sus proezas al pueblo de Israel. R.

El Señor es bondadoso y compasivo,
lento para enojarse y de gran misericordia;
no nos trata según nuestros pecados ni nos
paga conforme a nuestras culpas. R.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la Primera Carta de San Juan.  1Jn 4, 7-16

Queridos míos, amémonos los unos a los otros, porque el amor procede de Dios, y el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. Así Dios nos manifestó su amor: envió a su Hijo único al mundo, para que tuviéramos Vida por medio de él. Y este amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó primero, y envió a su Hijo como víctima propiciatoria por nuestros pecados. Queridos míos, si Dios nos amó tanto, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros. Nadie ha visto nunca a Dios: si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece en nosotros y el amor de Dios ha llegado a su plenitud en nosotros. La señal de que permanecemos en él y él permanece en nosotros, es que nos ha comunicado su Espíritu. Y nosotros hemos visto y atestiguamos que el Padre envió al Hijo como Salvador del mundo. El que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, permanece en Dios, y Dios permanece en él. Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él. Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.

Palabra de Dios.

 

Comentario

“…de modo paradójico, el autor puede afirmar que el Dios invisible está presente de modo seguro y estable en los creyentes que se aman recíprocamente. De esta manera el amor llega al cumplimiento de su manifestación. En otras palabras, cuando el amor de Dios, que se revela en el don del Hijo, envuelve a los creyentes en su mismo dinamismo de amor, entonces alcanza su plenitud (cf. Jn 13, 1)” (Rinaldo Fabris, Las tres cartas de Juan, Ed. Agape).

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 11, 25-30

Jesús dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, habiendo ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes, las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquél a quien el Hijo se lo quiera revelar. Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana”.

Palabra del Señor.

 

Comentario

¡Cuántas cargas llevamos en nuestra vida! Y como muchas de ellas no podemos tirarlas, el Señor nos ofrece cargarlas por nosotros. ¿Qué les parece si hoy, en nuestra oración, le decimos a Jesús que él lleve nuestras cargas? Veremos que empezaremos a sentirnos más livianos y más libres. Pongamos en sus manos nuestra vida.

Jueves 30 de Junio 2011

30 de junio de 2011

Jueves 30 – Misa a elección. Feria. Verde. Primeros Santos Mártires de la Iglesia de Roma. (ML). Rojo.

Se celebra en este día a todos aquellos que fueron víctimas de las persecuciones de Nerón, emperador romano en la década del 60. Por su compromiso a adorar solamente a Cristo y no rendirse ante el poder imperial, estos hombres y mujeres dieron su vida como testimonio (martirio, en griego) de fe.

 

LECTURA

Lectura del Libro del Génesis.  Gn 22, 1-19

Después que Abraham permaneció largo tiempo en el país de los filisteos, Dios puso a prueba a Abraham. “¡Abraham!”, le dijo. Él respondió: “Aquí estoy”. Entonces Dios le siguió diciendo: “Toma a tu hijo único, el que tanto amas, a Isaac; ve a la región de Moría, y ofrécelo en holocausto sobre la montaña que Yo te indicaré”. A la madrugada del día siguiente, Abraham ensilló su asno, tomó consigo a dos de sus servidores y a su hijo Isaac, y después de cortar la leña para el holocausto, se dirigió hacia el lugar que Dios le había indicado. Al tercer día, alzando los ojos, divisó el lugar desde lejos, y dijo a sus servidores: “Quédense aquí con el asno, mientras yo y el muchacho seguimos adelante. Daremos culto a Dios, y después volveremos a reunirnos con ustedes”. Abraham recogió la leña para el holocausto y la cargó sobre su hijo Isaac; él, por su parte, tomó en sus manos el fuego y el cuchillo, y siguieron caminando los dos juntos. Isaac rompió el silencio y dijo a su padre Abraham: ” ¡Padre!” Él respondió: “Sí, hijo mío”. “Tenemos el fuego y la leña -continuó Isaac- pero ,¿dónde está el cordero para el holocausto?” “Dios proveerá el cordero para el holocausto”, respondió Abraham. Y siguieron caminando los dos juntos. Cuando llegaron al lugar que Dios le había indicado, Abraham erigió un altar, dispuso la leña, ató a su hijo Isaac, y lo puso sobre el altar encima de la leña. Luego extendió su mano y tomó el cuchillo para inmolar a su hijo. Pero el Ángel del Señor lo llamó desde el cielo: ” ¡Abraham, Abraham!” “Aquí estoy”, respondió él. Y el Ángel le dijo: “No pongas tu mano sobre el muchacho ni le hagas ningún daño. Ahora sé que temes a Dios, porque no me has negado ni siquiera a tu hijo único”. Al levantar la vista, Abraham vio un carnero que tenía los cuernos enredados en una zarza. Entonces fue a tomar el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. Abraham llamó a ese lugar: “El Señor proveerá”, y de allí se origina el siguiente dicho: “En la montaña del Señor se proveerá”. Luego el Ángel del Señor llamó por segunda vez a Abraham desde el cielo, y le dijo: “Juro por mí mismo -oráculo del Señor- porque has obrado de esa manera y no me has negado a tu hijo único, Yo te colmaré de bendiciones y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar. Tus descendientes conquistarán las ciudades de sus enemigos, y por tu descendencia se bendecirán todas las naciones de la tierra, ya que has obedecido mi voz”. Abraham regresó a donde estaban sus servidores. Todos juntos se fueron a Berseba, y Abraham residió allí.

Palabra de Dios.

 

Comentario

“Eli Wiesel probablemente sea el personaje en la actualidad que mayor autoridad tenga para poder hablar de Isaac, porque como él, fue llevado al sacrificio. Es sobreviviente de la Shoá y como tal portador de un pensamiento de la sobrevivencia. Y nos dice que para los sobrevivientes de la Shoá Isaac es el modelo del primer sobreviviente. Aquél que les enseñó a los sobrevivientes del horror a seguir adelante” (Rabina Silvina Chemen, Torá y Encuentro).

 

 

SALMO   Sal 114, 1-6. 8-9

R. ¡Caminaré en presencia del Señor! O bien: Aleluya.

Amo al Señor, porque él
escucha el clamor de mi súplica,
porque inclina su oído hacia mí,
cuando yo lo invoco. R.

Los lazos de la muerte me envolvieron,
me alcanzaron las redes del Abismo,
caí en la angustia y la tristeza; entonces
invoqué al Señor: “¡Por favor, sálvame la vida!” R.

El Señor es justo y bondadoso,
nuestro Dios es compasivo; el
Señor protege a los sencillos:
yo estaba en la miseria y me salvó. R.

Él libró mi vida de la muerte, mis ojos
de las lágrimas y mis pies de la caída.
Yo caminaré en la presencia del Señor,
en la tierra de los vivientes. R.

 

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 9, 1-8

Jesús subió a la barca, atravesó el lago y regresó a su ciudad. Entonces le presentaron a un paralítico tendido en una camilla. Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: “Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados”. Algunos escribas pensaron: “Este hombre blasfema”. Jesús, leyendo sus pensamientos, les dijo: ” ¿Por qué piensan mal? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados te son perdonados”, o “Levántate y camina”? Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados -dijo al paralítico- levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”. Él se levantó y se fue a su casa. Al ver esto, la multitud quedó atemorizada y glorificaba a Dios por haber dado semejante poder a los hombres.

Palabra del Señor.

 

Comentario

El perdón de Jesús libera al hombre de sus ataduras físicas, puede caminar y está de pie ante la vida. Pero a la vez hace que los opositores se aten a sus tradiciones y a sus modos de concebir a Dios. El paralítico, perdonado, ya camina; los opositores, defensores de una Ley, quedaron estancados.

Miércoles 29 de Junio 2011

29 de junio de 2011

Miércoles 29 – Santos Pedro y Pablo, Apóstoles. (S). Rojo.

Pedro y Pablo fueron dos hombres de características distintas. Pedro, un judío sin formación, pescador, habitante de un pequeño pueblo de Galilea. Pablo, un judío culto, fariseo, criado y educado no sólo en la sabiduría del judaísmo sino también con toda la riqueza de la cultura griega. Los dos evangelizadores, cada uno desarrolló su actividad en un ámbito: Pedro prefirió llevar la Buena Noticia a los judíos que esperaban un Mesías; en cambio Pablo eligió hacerlo con los paganos que nunca habían oído hablar de Dios. Dos hombres de características distintas, pero su entrega al evangelio nos lleva a celebrarlos hoy, juntos.

LECTURA

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.  Hech 12, 1-11

El rey Herodes hizo arrestar a algunos miembros de la Iglesia para maltratarlos. Mandó ejecutar a Santiago, hermano de Juan, y al ver que esto agradaba a los judíos, también hizo arrestar a Pedro. Eran los días de “los panes ázimos”. Después de arrestarlo, lo hizo encarcelar, poniéndolo bajo la custodia de cuatro relevos de guardia, de cuatro soldados cada uno. Su intención era hacerlo comparecer ante el pueblo después de la Pascua. Mientras Pedro estaba bajo custodia en la prisión, la Iglesia no cesaba de orar a Dios por él. La noche anterior al día en que Herodes pensaba hacerlo comparecer, Pedro dormía entre los soldados, atado con dos cadenas, y los otros centinelas vigilaban la puerta de la prisión. De pronto, apareció el ángel del Señor y una luz resplandeció en el calabozo. El ángel sacudió a Pedro y lo hizo levantar, diciéndole: “¡Levántate rápido!”. Entonces las cadenas se le cayeron de las manos. El ángel le dijo: “Tienes que ponerte el cinturón y las sandalias”, y Pedro lo hizo. Después le dijo: “Cúbrete con el manto y sígueme”. Pedro salió y lo seguía; no se daba cuenta de que era cierto lo que estaba sucediendo por intervención del ángel, sino que creía tener una visión. Pasaron así el primero y el segundo puesto de guardia, y llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad. La puerta se abrió sola delante de ellos. Salieron y anduvieron hasta el extremo de una calle, y en seguida el ángel se alejó de él. Pedro, volviendo en sí, dijo: “Ahora sé que realmente el Señor envió a su ángel y me libró de las manos de Herodes y de todo cuanto esperaba el pueblo judío”.

Palabra de Dios.

 

Comentario

El inicio de la vida de la Iglesia está marcado por el conflicto con las autoridades y poderes temporales. Y en este camino, la autoridad de Pedro es modelo de compromiso y comunión.

 

SALMO   Sal 33, 2-9

R. El Señor me libró de todos mis temores.

Bendeciré al Señor en todo tiempo,
su alabanza estará siempre en mis labios.
Mi alma se gloría en el Señor: que lo
oigan los humildes y se alegren. R.

Glorifiquen conmigo al Señor,
alabemos su nombre todos juntos.
Busqué al Señor: él me respondió
y me libró de todos mis temores. R.

Miren hacia él y quedarán resplandecientes,
y sus rostros no se avergonzarán. Este
pobre hombre invocó al Señor: él lo
escuchó y lo salvó de sus angustias. R.

El ángel del Señor acampa en torno
de sus fieles, y los libra. ¡Gusten y
vean qué bueno es el Señor! ¡Felices
los que en él se refugian! R.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la Segunda Carta del Apóstol San Pablo a Timoteo. 2Tim 4, 6-8. 17-18

Querido hijo: Ya estoy a punto de ser derramado como una libación, y el momento de mi partida se aproxima: he peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la fe. Y ya está preparada para mí la corona de justicia, que el Señor, como justo Juez, me dará en ese día, y no solamente a mí, sino a todos los que hayan aguardado con amor su manifestación. El Señor estuvo a mi lado, dándome fuerzas, para que el mensaje fuera proclamado por mi intermedio y llegara a oídos de todos los paganos. Así fui librado de la boca del león. El Señor me librará de todo mal y me preservará hasta que entre en su reino celestial. ¡A él sea la gloria por los siglos de los siglos! Amén.

Palabra de Dios.

 

Comentario

El caminar de Pablo tiene un objetivo: el encuentro definitivo con Cristo, en la resurrección. Con imágenes propias de una competencia deportiva, el Apóstol demuestra que su vida ha sido producto de un esfuerzo y un llamado.

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 16, 13-19

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?”. Ellos le respondieron: “Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas”. “Y ustedes -les preguntó- ¿quién dicen que soy?”. Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Y Jesús le dijo: “Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. Y Yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo”.

Palabra del Señor.

 

Comentario

Nuestra iglesia católica se apoya en esta confesión de Pedro para afirmar que el Papa es su sucesor y continuador. En comunión con el Papa actual, la iglesia católica romana, expresa también su continuidad con Pedro. Esa fe profesada por Pedro es la que todos, en comunión, profesamos también hoy, diciéndole a Jesús: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.

Martes 28 de Junio 2011

28 de junio de 2011

Martes 28 – San Ireneo, Obispo y Mártir. (MO). Rojo.

Obispo de Lyon en el siglo III, fue un gran evangelizador de la Galia, en tiempos de conflictos y persecuciones. Por su cercanía temporal con la iglesia primitiva (fue discípulo de Policarpo, a quien a su vez se le atribuye haber sido discípulo de Juan), sus escritos son un excelente testimonio de la fe y la vida cristiana de los primeros tiempos.

LECTURA

Lectura del Libro del Génesis.  Gn 19, 15-29

Cuando el Señor decidió destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra, los ángeles instaron a Lot, diciéndole: “¡Vamos! Saca a tu mujer y a tus dos hijas que están aquí, para que no seas aniquilado cuando la ciudad reciba su castigo”. Como él no salía de su asombro, los hombres lo tomaron de la mano, lo mismo que a su esposa y a sus dos hijas, y lo sacaron de la ciudad para ponerlo fuera de peligro, porque el Señor tuvo compasión de él. Después que lo sacaron, uno de ellos dijo: “Huye, si quieres salvar la vida. No mires hacia atrás, ni te detengas en ningún lugar de la región baja. Escapa a las montañas, para no ser aniquilado”. Lot respondió: “No, por favor, Señor mío. Tú has sido bondadoso con tu servidor y me has demostrado tu gran misericordia, salvándome la vida. Pero yo no podré huir a las montañas, sin que antes caigan sobre mí la destrucción y la muerte. Aquí cerca hay una ciudad -es una población insignificante- donde podré refugiarme. Deja que me quede en ella, ya que es tan pequeña, y así estaré a salvo”. Entonces él le respondió: “Voy a complacerte una vez más: no destruiré la ciudad de la que hablas. Pero apúrate; refúgiate en ella, porque no podré hacer nada hasta que llegues allí”. Por eso la ciudad recibió el nombre de Soar, que significa “pequeño poblado”. Cuando el sol comenzó a brillar sobre la tierra, Lot entró en Soar. Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego que descendían del cielo. Así destruyó esas ciudades y toda la extensión de la región baja, junto con los habitantes de las ciudades y la vegetación del suelo. Y como la mujer de Lot miró hacia atrás, quedó convertida en una columna de sal. A la madrugada del día siguiente, Abraham regresó al lugar donde había estado en la presencia del Señor. Cuando dirigió su mirada hacia Sodoma, Gomorra y toda la extensión de la región baja, vio un humo que subía de la tierra, como el humo de un horno. Así, cuando Dios destruyó las ciudades de la región baja, se acordó de Abraham, librando a Lot de la catástrofe con que arrasó las ciudades donde él había vivido.

Palabra de Dios.

 

Comentario

Es fundamental entender que no podemos hacer una lectura literal de este texto. El relato es una enseñanza moral, en un género de novela. La intención es cuidar al pueblo de perversiones sexuales y de situaciones de discriminación que se daban en las ciudades de Sodoma y Gomorra. En definitiva, el pueblo tendrá que seguir el camino de una vida sana e inclusiva.

 

SALMO  Sal 25, 2-3. 9-12

R. ¡Tu amor está siempre ante mis ojos, Señor!

Examíname, Señor, y pruébame,
sondea hasta lo más íntimo de mi
ser; porque tu amor está siempre
ante mis ojos, y yo camino en tu verdad. R.

No me incluyas entre los pecadores
ni entre los hombres sanguinarios:
ellos tienen las manos llenas de infamia,
y su derecha está repleta de sobornos. R.

Yo, en cambio, procedo íntegramente:
líbrame y concédeme tu gracia. Mis pies
están firmes sobre el camino llano, y en
la asamblea bendeciré al Señor. R.

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 8, 23-27

Jesús subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De pronto se desató en el mar una tormenta tan grande, que las olas cubrían la barca. Mientras tanto, Jesús dormía. Acercándose a él, sus discípulos lo despertaron, diciéndole: “¡Sálvanos, Señor, nos hundimos!”. Él les respondió: “¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?”. Y levantándose, increpó al viento y al mar, y sobrevino una gran calma. Los hombres se decían entonces, llenos de admiración: “¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?”.

Palabra del Señor.

 

Comentario

¡Cuántas tormentas hemos atravesado en nuestras vidas! Y en esos momentos hemos sentido y reconocido la presencia de Jesús. Él siempre estará con nosotros. Las nubes, las grandes olas y los miedos personales, no podrán nunca apartarlo de nosotros.

Lunes 27 de Junio 2011

27 de junio de 2011

Lunes 27 – Misa a elección. Feria. Verde. San Cirilo de Alejandría, Obispo y Doctor de la Iglesia. (ML). Blanco.

Cirilo nació en el año 370 y como obispo de Alejandría, Egipto, participó en el Concilio de Efeso, enfrentando a Nestorio, y defendiendo la unidad de Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre. Murió en el año 444 y fue declarado doctor de la Iglesia por el papa León XIII.

LECTURA

Lectura del Libro del Génesis.  Gn 18, 1-2. 16-33

El Señor se apareció a Abraham junto al encinar de Mamré, mientras él estaba sentado a la entrada de su carpa, a la hora de más calor. Alzando los ojos, divisó a tres hombres que estaban parados cerca de él. Después de recibirlos, los hombres salieron y se dirigieron hacia Sodoma, y Abraham los acompañó para despedirlos. Mientras tanto, el Señor pensaba: “¿Dejaré que Abraham ignore lo que ahora voy a realizar, siendo así que él llegará a convertirse en una nación grande y poderosa, y que por él se bendecirán todas las naciones de la tierra? Porque Yo lo he elegido para que enseñe a sus hijos, y a su familia después de él, a mantenerse en el camino del Señor, practicando lo que es justo y recto. Así el Señor hará por Abraham lo que ha predicho acerca de él”. Luego el Señor añadió: “El clamor contra Sodoma y Gomorra es tan grande, y su pecado tan grave, que debo bajar a ver si sus acciones son realmente como el clamor que ha llegado hasta mí. Si no es así, lo sabré”. Dos de esos hombres partieron de allí y se fueron hacia Sodoma, pero el Señor se quedó de pie frente a Abraham. Entonces Abraham se le acercó y le dijo: ” ¿Así que vas a exterminar al justo junto con el culpable? Tal vez haya en la ciudad cincuenta justos. ¿Y Tú vas a arrasar ese lugar, en vez de perdonarlo por amor a los cincuenta justos que hay en él? ¡Lejos de ti hacer semejante cosa! ¡Matar al justo juntamente con el culpable, haciendo que los dos corran la misma suerte! ¡Lejos de ti! ¿Acaso el Juez de toda la tierra no va a hacer justicia?” El Señor respondió: “Si encuentro cincuenta justos en la ciudad de Sodoma, perdonaré a todo ese lugar en atención a ellos”. Entonces Abraham dijo: “Yo, que no soy más que polvo y ceniza, tengo el atrevimiento de dirigirme a mi Señor. Quizá falten cinco para que los justos lleguen a cincuenta. Por esos cinco ¿vas a destruir toda la ciudad?” “No la destruiré si encuentro allí cuarenta y cinco”, respondió el Señor. Pero Abraham volvió a insistir: “Quizá no sean más que cuarenta”. Y el Señor respondió: “No lo haré por amor a esos cuarenta”. “Por favor, dijo entonces Abraham, que mi Señor no lo tome a mal si continúo insistiendo. Quizá sean solamente treinta”. Y el Señor respondió: “No lo haré si encuentro allí a esos treinta”. Abraham insistió: “Una vez más, me tomo el atrevimiento de dirigirme a mi Señor. Tal vez no sean más que veinte”. “No la destruiré en atención a esos veinte”, declaró el Señor. “Por favor, dijo entonces Abraham, que mi Señor no se enoje si hablo por última vez. Quizá sean solamente diez”. “En atención a esos diez, respondió, no la destruiré”. Apenas terminó de hablar con él, el Señor se fue, y Abraham regresó a su casa.

Palabra de Dios.

 

Comentario

El texto nos acerca una experiencia de oración de intercesión. Eso no significa que Dios siempre haga lo que pedimos o deseamos. Pero sin dudas nunca debemos dejar de pedir.

 

SALMO   Sal 102, 1-4. 8-11

R. ¡El Señores bondadoso y compasivo!

Bendice al Señor, alma mía,
que todo mi ser bendiga a su
santo Nombre; bendice al
Señor, alma mía, y nunca
olvides sus beneficios. R.

Él perdona todas tus culpas
y sana todas tus dolencias;
rescata tu vida del sepulcro,
te corona de amor y de ternura. R.

El Señor es bondadoso y compasivo,
lento para enojarse y de gran
misericordia; no acusa de manera
inapelable ni guarda rencor eternamente. R.

No nos trata según nuestros
pecados ni nos paga conforme
a nuestras culpas.Cuanto se
alzael cielo sobre la tierra,
así deinmenso es su amor
 por los que lo temen. R.

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 8, 18-22

Al verse rodeado por la multitud, Jesús mandó a sus discípulos que cruzaran a la otra orilla. Entonces se aproximó un escriba y le dijo: “Maestro, te seguiré adonde vayas”. Jesús le respondió: “Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos; pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza”. Otro de sus discípulos le dijo: “Señor, permíteme que vaya antes a enterrar a mi padre”. Pero Jesús le respondió: “Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos”.

Palabra del Señor.

 

Comentario

El encuentro con Jesús culmina siempre en una invitación a caminar con él, a seguirlo, a estar en movimiento. Cuando Jesús nos mira, y nos llama, ya no podremos quedarnos “en el mismo lugar”.

Domingo 26 de Junio 2011

Domingo 26 – Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo. (S). Blanco.

Esta fiesta fue instituida por el Papa Urbano IV en el año 1264 “con el fin de tributarle a la Eucaristía un culto público y solemne de adoración, amor y gratitud”. En cada uno de los tres ciclos litúrgicos se destaca algún aspecto de este sacramento. Las lecturas de este año tienen como punto de partida la experiencia humana del hambre, y la necesidad del alimento para vivir.

LECTURA

Lectura del Libro del Deuteronomio.  Deut 8, 2-3. 14-16

Moisés habló al pueblo diciendo: Acuérdate del largo camino que el Señor, tu Dios, te hizo recorrer por el desierto durante esos cuarenta años. Allí él te afligió y te puso a prueba, para conocer el fondo de tu corazón y ver si eres capaz o no de guardar sus mandamientos. Te afligió y te hizo sentir hambre, pero te dio a comer el maná, ese alimento que ni tú ni tus padres conocían, para enseñarte que el hombre no vive solamente de pan, sino de todo lo que sale de la boca del Señor. No olvides al Señor, tu Dios, que te hizo salir de Egipto, de un lugar de esclavitud, y te condujo por ese inmenso y temible desierto, entre serpientes abrasadoras y escorpiones. No olvides al Señor, tu Dios, que en esa tierra sedienta y sin agua, hizo brotar para ti agua de la roca, y en el desierto te alimentó con el maná, un alimento que no conocieron tus padres.

Palabra de Dios.

 

Comentario

En el maná estaba Dios. Dios acompaña regalando su alimento. Y aunque el pueblo no sepa qué es en realidad el maná, al recibirlo se encuentra con Dios. Por lo tanto, cuán inútil pueden nuestros esfuerzos por poseer tantos bienes, cuando Dios nos está regalando algo más trascendente.

 

SALMO  Sal 147, 12-15. 19-20

R. ¡Glorifica al Señor, Jerusalén! O bien: Aleluya.

¡Glorifica al Señor, Jerusalén,
alaba a tu Dios, Sión! Él reforzó
los cerrojos de tus puertas y
bendijo a tus hijos dentro de ti. R.

Él asegura la paz en tus fronteras
y te sacia con lo mejor del trigo.
Envía su mensaje a la tierra, su
palabra corre velozmente. R.

Revela su palabra a Jacob, sus
preceptos y mandatos a Israel:
a ningún otro pueblo trató así ni
le dio a conocer sus mandamientos. R.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Cristianos de Corinto.  1Cor 10, 16-17

Hermanos: La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo? Ya que hay un solo pan, todos nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo Cuerpo, porque participamos de ese único pan.

Palabra de Dios.

 

Comentario

Debemos desterrar la idea de que “vamos a Misa”, que “cumplimos con el precepto” y que “tenemos que comulgar”. Todo eso son vestigios de conceptos individualistas. Habrá que rescatar lo que dice san Pablo: participamos del cuerpo de Cristo. Y esto nos hace comunidad, y por lo tanto genera un espacio de fraternidad. Vivirlo así podría cambiar la vida de muchas personas y comunidades.

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan.  Jn 6, 51-58

Jesús dijo a los judíos: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo”. Los judíos discutían entre sí, diciendo: “¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?”. Jesús les respondió: “Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá eternamente”.

Palabra del Señor.

 

Comentario

“Creer que Jesús es el pan-palabra que da la vida eterna, que en él reside toda la fuerza de resurrección que viene del Padre, era reconocer ya (en el discurso de los versículos 31 a 51 a) su poder de resucitado y admitir, por tanto, en el hoy de la comunidad su acción eficaz” (Annie Jaubert, El Evangelio, segun san Juan CB 17, Ed. Verbo Divino).

Sábado 25 de Junio 2011

25 de junio de 2011

Sábado 25 – Misa a elección. Feria. Verde. – Santa María en Sábado. (ML). Blanco.

LECTURA

Lectura del Libro del Génesis.  Gn 18, 1-15

El Señor se apareció a Abraham junto al encinar de Mamré, mientras él estaba sentado a la entrada de su carpa, a la hora de más calor. Alzando los ojos, divisó a tres hombres que estaban parados cerca de él. Apenas los vio, corrió a su encuentro desde la entrada de la carpa y se inclinó hasta el suelo, diciendo: “Señor mío, si quieres hacerme un favor, te ruego que no pases de largo delante de tu servidor. Yo haré que les traigan un poco de agua. Lávense los pies y descansen a la sombra del árbol. Mientras tanto, iré a buscar un trozo de pan, para que ustedes reparen sus fuerzas antes de seguir adelante. ¡Por algo han pasado junto a su servidor!”. Ellos respondieron: “Está bien. Puedes hacer lo que dijiste”. Abraham fue rápidamente a la carpa donde estaba Sara y le dijo: “¡Pronto! Toma tres medidas de la mejor harina, amásalas y prepara unas tortas”. Después fue corriendo hasta el corral, eligió un ternero tierno y bien cebado, y lo entregó a su sirviente, que de inmediato se puso a prepararlo. Luego tomó cuajada, leche y el ternero ya preparado, y se los sirvió. Mientras comían, él se quedó de pie al lado de ellos, debajo del árbol. Ellos le preguntaron: “¿Dónde está Sara, tu mujer?”. “Ahí en la carpa”, les respondió. Entonces uno de ellos le dijo: “Volveré a verte sin falta en el año entrante, y para ese entonces Sara habrá tenido un hijo”. Mientras tanto, Sara había estado escuchando a la entrada de la carpa, que estaba justo detrás de él. Abraham y Sara eran ancianos de edad avanzada, y los períodos de Sara ya habían cesado. Por eso, ella rió en su interior, pensando: “Con lo vieja que soy, ¿volveré a experimentar el placer? Además, ¡mi marido es tan viejo!”. Pero el Señor dijo a Abraham: “¿Por qué se ha reído Sara, pensando que no podrá dar a luz, siendo tan vieja? ¿Acaso hay algo imposible para el Señor? Cuando yo vuelva a verte para esta época, en el año entrante, Sara habrá tenido un hijo”. Ella tuvo miedo, y trató de engañarlo, diciendo: “No, no me he reído”. Pero él le respondió: “Sí, te has reído”.

Palabra de Dios.

Comentario

No siempre es fácil aceptar que Dios puede cambiar nuestra vida, e incluso darnos aquello por lo que hemos luchado durante toda la vida. Solo debemos aprender a tener esperanza, y confianza. Por eso no podemos bajar los brazos si aquello que esperamos aún no ha llegado.

SALMO   Lc 1, 46-50. 53-55

R. El Señor se acordó de su misericordia.

Mi alma canta la grandeza
del Señor, y mi espíritu se
estremece de gozo en Dios,
mi Salvador. R.

Porque él miró con bondad la
pequeñez de su servidora. En
adelante todas las generaciones
me llamarán feliz, porque el
Todopoderoso ha hecho en mí
grandes cosas: ¡su nombre es santo! R.

Su misericordia se extiende de
generación en generación sobre
aquellos que lo temen. Colmó de
bienes a los hambrientos y despidió
a los ricos con las manos vacías. R.

Socorrió a Israel, su servidor,
acordándose de su misericordia,
como lo había prometido a nuestros
padres, en favor de Abraham y de
su descendencia para siempre. R.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 8, 5-17

Al entrar en Cafarnaúm, se acercó a Jesús un centurión, rogándole: “Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente”. Jesús le dijo: “Yo mismo iré a sanarlo”. Pero el centurión respondió: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: ‘Ve’, él va, y a otro: ‘Ven’, él viene; y cuando digo a mi sirviente: ‘Tienes que hacer esto’, él lo hace”. Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: “Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe. Por eso les digo que muchos vendrán de oriente y de occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el reino de los cielos; en cambio, los herederos del reino serán arrojados afuera, a las tinieblas, donde habrá llantos y rechinar de dientes”. Y Jesús dijo al centurión: “Ve, y que suceda como has creído”. Y el sirviente se sanó en ese mismo momento. Cuando Jesús llegó a la casa de Pedro, encontró a la suegra de este en cama con fiebre. Le tocó la mano y se le pasó la fiebre. Ella se levantó y se puso a servirlo. Al atardecer, le llevaron muchos endemoniados, y él, con su palabra, expulsó a los espíritus y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías: “Él tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades”.

Palabra del Señor.

Comentario

“Mateo nos revela en Jesús a aquel que no solamente sufre por nuestros pecados, sino que, al hacerlo así, los destruye y nos salva. Ciertos matices propios de Mateo en estos relatos nos demuestran que esta salvación alcanza, por medio de la fe, incluso a los paganos, que la verdadera salvación es la resurrección (la suegra “se levanta” o “resucita”: es la misma palabra) y que la finalidad de la iglesia, de la que es signo la suegra de Pedro, consiste en “servir” a Jesús” (El evangelio según san Mateo, Poittevin  Charpentier, CB 2, Ed. Verbo Divino).

Viernes 24 de Junio 2011

24 de junio de 2011

Viernes 24 – Nacimiento de SaJuan Bautista. (S). Blanco.

Juan Bautista es llamado así por su misión de predicar y administrar un bautismo de preparación para la llegada del Reino de Dios. El evangelio y la tradición cristiana nos revelan que su misión fue preparada por Dios desde el mismo momento de la concepción.

LECTURA

Lectura del Libro de Isaías.  Is 49, 1-6

¡Escúchenme, costas lejanas, presten atención, pueblos remotos! El Señor me llamó desde el vientre materno, desde el vientre de mi madre pronunció mi nombre. Él hizo de mi boca una espada afilada, me ocultó a la sombra de su mano; hizo de mí una flecha punzante, me escondió en su aljaba. Él me dijo: “tú eres mi Servidor, Israel, por ti yo me glorificaré”. Pero yo dije: “En vano me fatigué, para nada, inútilmente, he gastado mi fuerza”. Sin embargo, mi derecho está junto al Señor y mi retribución, junto a mi Dios. Y ahora, ha hablado el Señor, el que me formó desde el vientre materno para que yo sea su Servidor, para hacer que Jacob vuelva a él y se le reúna Israel. Yo soy valioso a los ojos del Señor y mi Dios ha sido mi fortaleza. Él dice: “Es demasiado poco que seas mi Servidor para restaurar a las tribus de Jacob y hacer volver a los sobrevivientes de Israel; Yo te destino a ser la luz de las naciones, para que llegue mi salvación hasta los confines de la tierra”.

Palabra de Dios.

 

Comentario

“El hombre tal y como ha sido querido por Dios, tal como él lo ha elegido eternamente, llamado, destinado a la gracia y a la gloria, tal es precisamente cada hombre. El hombre más concreto, el más real; éste es el hombre, en toda la plenitud del misterio, del que se ha hecho partícipe en Jesucristo, misterio del cual se hace partícipe cada uno de los 4.000 millones de hombres vivientes sobre nuestro planeta, desde el momento en que es concebido en el seno de la madre… La Iglesia no puede abandonar al hombre, cuya suerte, es decir, la elección, la llamada, el nacimiento y la muerte, la salvación o la perdición, están tan estrecha e indisolublemente unidas a Cristo… El hombre en su realidad singular (porque es persona) tiene una historia propia de su vida y sobre todo una historia propia de su alma”. (Juan Pablo II, RH, 12-14)

 

SALMO   Sal 138, 1-3. 13-15

R. Te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable.

Señor, tú me sondeas y me conoces,
tú sabes si me siento o me levanto;
de lejos percibes lo que pienso, te
das cuenta si camino o si descanso, y
todos  mis pasos te son familiares. R.

Tú creaste mis entrañas, me plasmaste
en el vientre de mi madre: te doy gracias
porque fui formado de manera tan admirable.
¡Qué maravillosas son tus obras! R.

Tú conocías hasta el fondo de mi alma y
nada de mi ser se te ocultaba, cuando yo
era formado en lo secreto, cuando era
tejido en lo profundo de la tierra. R.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.  Hech 13, 22-26

En la sinagoga de Antioquía de Pisidia, Pablo decía: “Dios suscitó para nuestros padres como rey a David, de quien dio este testimonio: ‘He encontrado en David, el hijo de Jesé, a un hombre conforme a mi corazón, que cumplirá siempre mi voluntad’. De la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que es Jesús. Como preparación a su venida, Juan Bautista había predicado un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel; y al final de su carrera, Juan Bautista decía: ‘Yo no soy el que ustedes creen, pero sepan que después de mí viene Aquél a quien yo no soy digno de desatar las sandalias’. Hermanos, este mensaje de salvación está dirigido a ustedes: los descendientes de Abraham y los que temen a Dios”.

Palabra de Dios.

 

Comentario

“En las lecturas de hoy aparece claramente -en la segunda lectura- cómo Juan es presentado por Pablo en uno de sus discursos en Antioquía: “Antes de que llegara Cristo, él predicó a todo el pueblo de Israel un bautizo de conversión y cuando estaban por acabar con su vida, decía: Yo no soy quien piensan, sino que viene detrás de mí, uno a quien no merezco desatarle las sandalias”. Fue tan elocuente, era tan eficaz en su vocación Juan Bautista que, anunciando él a Cristo, muchos lo confundieron con Cristo. ¡Qué honor más intenso de un predicador! ¿Será éste el Cristo que ha de venir?. Y Juan Bautista tenía, en su humildad, que desengañar a la gente: “Yo no soy él que ustedes dicen, yo no soy Cristo, ni siquiera soy un profeta, yo no soy más que una voz, una voz que va gritando: Ya viene, ¡prepárenle los caminos!”. Esto es lo grande de Juan” (Mons. Oscar Romero, 24/6/1979).

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas.  Lc 1, 57-66. 80

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo. Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella. A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: “No, debe llamarse Juan”. Ellos le decían: “No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre”. Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran. Éste pidió una pizarra y escribió: “Su nombre es Juan”. Todos quedaron admirados, y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios. Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea. Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: “¿Qué llegará a ser este niño?”. Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel.

Palabra del Señor.

 

Comentario

“Por eso en este día celebramos a Juan Bautista, aunque sea un hombre, hijo de un matrimonio estéril; sin embargo, el más grande de los nacidos de mujer, porque Dios le ha dado una hermosa vocación y él la ha sabido cumplir. Hermanos, qué lección más hermosa. Cada hombre es una vocación, todos los que estamos haciendo esta reflexión tenemos nuestra vocación, y grande de verdad. Tenemos una misión profética en el mundo por el Bautismo. Dice el Concilio Vaticano II: “Cristo, el Eterno Profeta, sigue anunciando el Reino de Dios en la tierra, no sólo valiéndose de la jerarquía, sacerdotes y obispos que tienen la obligación de predicar, no sólo de ellos, sino también de los laicos que por su bautismo han recibido la gracia de la fe y la gracia de la palabra”. Ustedes pueden hablar mucho mejor que yo y dar testimonio con su vida más santa que la mía. Un matrimonio santo está siendo Juan Bautista en su hogar; un abogado santo, un profesional santo, un médico santo, un ingeniero santo, un jornalero santo, una mujer santa, son Juan Bautista, de los que Dios se vale para proclamar que el Reino de Dios ya está cerca” (Mons. Oscar Romero, 24/6/1979).

Jueves 23 de Junio 2011

23 de junio de 2011

Jueves 23 – De la feria. Verde.

LECTURA

Lectura del Libro del Génesis.  Gn 16, 1-12. 15-16

Sarai, la esposa de Abrám, no le había dado ningún hijo. Pero ella tenía una esclava egipcia llamada Agar. Sarai dijo a Abrám: “Ya que el Señor me impide ser madre, únete a mi esclava. Tal vez por medio de ella podré tener hijos”. Y Abrám accedió al deseo de Sarai. Ya hacía diez años que Abrám vivía en Canaán, cuando Sarai, su esposa, le dio como mujer a Agar, la esclava egipcia. Él se unió con Agar, y ella concibió un hijo. Al ver que estaba embarazada, comenzó a mirar con desprecio a su dueña. Entonces Sarai dijo a Abrám: “Que mi afrenta recaiga sobre ti. Yo misma te entregué a mi esclava, y ahora, al ver que está embarazada, ella me mira con desprecio. El Señor sea nuestro juez, el tuyo y el mío”. Abrám respondió a Sarai: “Puedes disponer de tu esclava. Trátala como mejor te parezca”. Entonces Sarai la humilló de tal manera, que ella huyó de su presencia. El ángel del Señor la encontró en el desierto, junto a un manantial -la fuente que está en el camino a Sur- y le preguntó: “Agar, esclava de Sarai, ¿de dónde vienes y adónde vas?”. “Estoy huyendo de Sarai, mi dueña”, le respondió ella. Pero el ángel del Señor le dijo: “Vuelve con tu dueña y permanece sometida a ella”. Luego añadió: “Yo multiplicaré de tal manera el número de tus descendientes, que nadie podrá contarlos”. Y el ángel del Señor le siguió diciendo: “Tú has concebido y darás a luz un hijo, al que llamarás Ismael, porque el Señor ha escuchado tu aflicción. Más que un hombre, será un asno salvaje: alzará su mano contra todos y todos la alzarán contra él; y vivirá enfrentado a todos sus hermanos”. Después Agar dio a Abrám un hijo, y Abrám lo llamó Ismael. Cuando Agar lo hizo padre de Ismael, Abrám tenía ochenta y seis años.

Palabra de Dios.

 

Comentario

Para nuestro modo de pensar, y de vivir, este texto es muy extraño. Pero en tiempos de Abrám, las sociedades tenían formas y estructuras diferentes a las nuestras. La importancia estaba puesta en la vida, y la vida siempre es un don de Dios.

 

SALMO  Sal 105, 1-5

R. ¡Den gracias al Señor porque es bueno!

¡Den gracias al Señor porque
es bueno, porque es eterno su
amor! ¿Quién puede hablar de
las proezas del Señor y proclamar
todas sus alabanzas? R.

¡Felices los que proceden con rectitud,
los que practican la justicia en todo
tiempo! Acuérdate de mí, Señor, por
el amor que tienes a tu pueblo. R.

Visítame con tu salvación, para que
vea la felicidad de tus elegidos, para
que me alegre con la alegría de tu nación
y me gloríe con el pueblo de tu herencia. R.

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo. Mt 7, 21-29

Jesús dijo a sus discípulos: “No son los que me dicen: ‘Señor, Señor’, los que entrarán en el reino de los cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu nombre?’. Entonces yo les manifestaré: ‘Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal’. Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero ésta no se derrumbó, porque estaba construida sobre roca. Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande”. Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, la multitud estaba asombrada de su enseñanza, porque él les enseñaba como quien tiene autoridad y no como sus escribas.

Palabra del Señor.

 

Comentario

Tenemos que estar muy atentos en el momento de construir nuestras vidas, porque vivimos de lo que construimos. Si edificamos en forma superficial, banal y sin proyectos, contemplaremos la caída de nuestra edificación. Si construimos desde aquello que es sólido, desde la verdad, la justicia y el amor, entonces lo que hagamos será fuerte y podrá resistir cualquier embate.

 

Miércoles 22 de Junio 2011

22 de junio de 2011

Miércoles 22 – Misa a elección. Feria. Verde. – San Paulino de Nola, Obispo. (ML). Blanco. Santos Juan Fisher, Obispo, y Tomás Moro, Mártires. (ML). Rojo.

Juan Fisher fue doctor en teología y canciller de la universidad de Cambridge. Obispo y confesor de la reina Catalina de Aragón, mujer de Enrique VIII, se enfrentó con el rey cuando este se separó de la Iglesia. Tomás Moro era abogado y profesor de derecho, casado, tenía cuatro hijos y adoptó una hija. Ocupó diversos puestos políticos, hasta que siendo canciller de Inglaterra en el año 1533 se enfrentó a las decisiones de Enrique VIII. Juan Fisher y Tomás Moro murieron decapitados por orden del rey.

LECTURA

Lectura del Libro del Génesis.  Gn 15, 1-12. 17-18

La palabra del Señor llegó a Abrám en una visión, en estos términos: “No temas, Abrám. Yo soy para ti un escudo. Tu recompensa será muy grande”. “Señor, respondió Abrám, ¿para qué me darás algo, si yo sigo sin tener hijos, y el heredero de mi casa será Eliezer de Damasco?” Después añadió: “Tú no me has dado un descendiente, y un servidor de mi casa será mi heredero”. Entonces el Señor le dirigió esta palabra: “No, ése no será tu heredero; tu heredero será alguien que nacerá de ti”. Luego lo llevó afuera y continuó diciéndole: “Mira hacia el cielo y, si puedes, cuenta las estrellas”. Y añadió: “Así será tu descendencia”. Abrám creyó en el Señor, y el Señor se lo tuvo en cuenta para su justificación. Entonces el Señor le dijo: “Yo soy el Señor que te hice salir de Ur de los caldeos para darte en posesión esta tierra”. “Señor, respondió Abrám, ¿cómo sabré que la voy a poseer?” El Señor le respondió: “Tráeme una ternera, una cabra y un carnero, todos ellos de tres años, y también una tórtola y un pichón de paloma”. Él trajo todos estos animales, los cortó por la mitad y puso cada mitad una frente a otra, pero no dividió los pájaros. Las aves de rapiña se abalanzaron sobre los animales muertos, pero Abrám las espantó. Al ponerse el sol, Abrám cayó en un profundo sueño, y lo invadió un gran temor, una densa oscuridad. Cuando se puso el sol y estuvo completamente oscuro, un horno humeante y una antorcha encendida pasaron en medio de los animales descuartizados. Aquel día, el Señor hizo una alianza con Abrám diciendo: “Yo he dado esta tierra a tu descendencia, desde el Torrente de Egipto hasta el Gran Río, el río Éufrates”.

Palabra de Dios.

 

Comentario

“Las alianzas de Dios con Abrám y, posteriormente, con Moisés, ayudaron a los hebreos a integrarse como pueblo; ambas fundamentan y prefiguran la alianza definitiva en Jesús, por la cual los cristianos somos el nuevo pueblo de Dios e hijos suyos. Toda la historia de salvación relatada en la Biblia gira alrededor de la alianza de Dios con la humanidad. ¿Qué importancia tiene para ti la alianza con Dios? ¿Cómo la vives?” (La Biblia Católica para jóvenes).

 

SALMO   Sal 104, 1-4. 6-9

R. El Señor se acuerda eternamente de su Alianza. O bien: Aleluya.

¡Den gracias al Señor, invoquen
su Nombre, hagan conocer entre
los pueblos sus proezas; canten al
Señor con instrumentos musicales,
pregonen todas sus maravillas! R.

¡Gloríense en su santo Nombre,
alégrense los que buscan al Señor!
¡Recurran al Señor y a su poder,
busquen constantemente su rostro! R.

Descendientes de Abraham, su
servidor, hijos de Jacob,su elegido:
el Señor es nuestro Dios, en toda la
tierra rigen sus decretos. R.

Él se acuerda eternamente de su
Alianza, de la palabra que dio por
mil generaciones, del pacto que
selló con Abraham, del juramento
que hizo a Isaac. R.

 

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 7, 15-20

Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado de los falsos profetas, que se presentan cubiertos con pieles de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los reconocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos? Así, todo árbol bueno produce frutos buenos y todo árbol malo produce frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo, producir frutos buenos. Al árbol que no produce frutos buenos se lo corta y se lo arroja al fuego. Por sus frutos, entonces, ustedes los reconocerán”.

Palabra del Señor.

 

Comentario

Que alguien hable nombrando a Dios no significa que hable en su nombre o que enseñe su voluntad. Muchos pueden “llenarse la boca” de Dios, pero su corazón está vacío. Se nos exige, entonces, capacidad de discernimiento, de análisis. En definitiva, debemos siempre estar muy atentos para escuchar a Dios antes que a los hombres.

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 956 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: