Lecturas de la Misa

Archive for the month “diciembre, 2012”

Martes 1 de Enero 2013 : Santa María, Madre de Dios

Martes 1 de Enero – Santa María, Madre de Dios. (S). Blanco. – Octava de Navidad.

En este día, se unen tres celebraciones. Recordamos la circuncisión de Jesús, y con esto, su inserción en el pueblo y en la historia de Israel. Celebramos a María como Madre de Dios, siendo ella la criatura que puso su cuerpo para que fuera engendrado el Salvador. Y junto con toda la humanidad, realizamos la Jornada Mundial de la Paz, anhelando que la vida nueva que Dios trae al mundo produzca la convivencia pacífica y armoniosa entre todos los hombres y mujeres del mundo.

LECTURA

Lectura del Libro de los Números.  Núm 6, 22-27

El Señor dijo a Moisés: “Habla en estos términos a Aarón y a sus hijos: Así bendecirán a los israelitas. Ustedes les dirán: ‘Que el Señor te bendiga y te proteja. Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te muestre su gracia. Que el Señor te descubra su rostro y te conceda la paz’. Que ellos invoquen mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré”.

Palabra de Dios.

Comentario

La antigua ley prescribía que los sacerdotes debían bendecir a la gente pronunciando estas palabras. Nosotros somos un pueblo sacerdotal, consagrados como signos de la presencia de Dios para difundir todo lo bueno que procede de él. Empecemos el año bendiciendo, haciendo que la luz divina se pose sobre nuestras vidas.

SALMO   Sal 66, 2-3. 5-6. 8

R. El Señor tenga piedad y nos bendiga.

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
haga brillar su rostro sobre nosotros,
para que en la tierra se reconozca su dominio
y su victoria entre las naciones. R.

Que canten de alegría las naciones,
porque gobiernas a los pueblos con justicia
y guías a las naciones de la tierra.
El Señor tenga piedad y nos bendiga. R.

¡Que los pueblos te den gracias, Señor;
que todos los pueblos te den gracias!
Que Dios nos bendiga,
y lo teman todos los confines de la tierra. R.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Cristianos de Galacia.  Gál 4, 4-7

Hermanos: Cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la ley, para redimir a los que estaban sometidos a la ley y hacernos hijos adoptivos. Y la prueba de que ustedes son hijos, es que Dios infundió en nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo: ¡Abbá!, es decir: ¡Padre! Así, ya no eres más esclavo, sino hijo, y por lo tanto, heredero por la gracia de Dios.

Palabra de Dios.

Comentario

Jesucristo ha transformado nuestra historia humana en una historia plena, porque “la llenó” de Dios. Él realizó la plenitud de los tiempos. Él llevó a la humanidad a su dignidad más alta, porque unió lo humano y lo divino. Al comenzar este año, celebramos la presencia santificante de Dios en nuestro devenir humano.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas.  Lc 2, 16-21

Los pastores fueron rápidamente adonde les había dicho el ángel del Señor, y encontraron a María, a José y al recién nacido acostado en un pesebre. Al verlo, contaron lo que habían oído decir sobre este niño, y todos los que los escuchaban, quedaron admirados de lo que decían los pastores. Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Y los pastores volvieron, alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído, conforme al anuncio que habían recibido. Ocho días después, llegó el tiempo de circuncidar al niño y se le puso el nombre de Jesús, nombre que le había sido dado por el ángel antes de su concepción.

Palabra del Señor.

Comentario

Las fiestas de Navidad y Año Nuevo traen movimiento y agitación. Parece difícil encontrar la serenidad interior necesaria para meditar sobre el gran significado de esta celebración. Procuremos que nuestro corazón pueda ser como el de María, receptivo, creyente, con capacidad de discernir los acontecimientos y descubrir el paso de Dios.

Lunes 31 de Diciembre 2012

Lunes 31 de Diciembre – Día VII dentro de la Octava de Navidad. Blanco.

LECTURA

Lectura de la Primera Carta de San Juan.  1Jn 2, 18-21

Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría un Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora. Ellos salieron de entre nosotros; sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran sido, habrían permanecido con nosotros. Pero debía ponerse de manifiesto que no todos son de los nuestros. Ustedes recibieron la unción del que es Santo, y todos tienen el verdadero conocimiento. Les he escrito, no porque ustedes ignoren la verdad, sino porque la conocen, y porque ninguna mentira procede de la verdad.

Palabra de Dios.

Comentario

El “Anticristo” no es una figura misteriosa o un personaje de una película de terror. Anticristos son aquellos que se oponen al mensaje de Jesús y quieren tergiversar su Reino de amor. Ya existían en tiempos de los primeros cristianos, y siguen existiendo hoy. Por eso, se pide a la comunidad que practique el discernimiento, para no dejarse engañar.

SALMO   Sal 95, 1-2. 11-14

R. ¡Alégrese el cielo y exulte la tierra!

Canten al Señor un canto nuevo,
cante al Señor toda la tierra;
canten al Señor, bendigan su Nombre,
día tras día, proclamen su victoria. R.

Alégrese el cielo y exulte la tierra,
resuene el mar y todo lo que hay en él;
regocíjese el campo con todos sus frutos,
griten de gozo los árboles del bosque. R.

Griten de gozo delante del Señor,
porque él viene a gobernar la tierra:
Él gobernará al mundo con justicia,
y a los pueblos con su verdad. R.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan.  Jn 1, 1-18

Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Al principio estaba junto a Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron. Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino el testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre. Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios. Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él, al declarar: “Éste es Aquél del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo”. De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia: porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo. Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Dios Hijo único, que está en el seno del Padre.

Palabra del Señor.

Comentario

“La Palabra vino a este mundo” y sigue viniendo. Para nosotros, que leemos la Biblia cada día, este regalo de la Navidad, de la Palabra hecha carne, se renueva en cada jornada. Que cada día podamos recibirla como parte “de los suyos”, de los que están dispuestos a hacerle lugar, para que ilumine nuestro discernimiento y nuestras acciones cotidianas.

Domingo 30 de Diciembre 2012 : Sagrada Familia de Jesús, María y José

Domingo 30 de Diciembre – Sagrada Familia de Jesús, María y José (F). Blanco.

Esta fiesta nos hace presente la realidad tangible y palpable de la Encarnación del Hijo de Dios: nació en el seno de una familia, perteneció a un pueblo y fue heredero de una tradición y de una historia. Como todos los niños, aprendió una lengua y una cultura entre sus parientes y vecinos. En este contexto sencillo y vital, Dios quiso revelarse. Esta fiesta es una buena ocasión para renovar nuestro ruego, para que Dios esté presente en todas las familias de la tierra.

LECTURA

Lectura del Primer Libro de Samuel.  1Sam 1, 20-22. 24-28

En aquellos días, Ana concibió, y a su debido tiempo dio a luz un hijo, al que puso el nombre de Samuel, diciendo: “Se lo he pedido al Señor”. El marido, Elcaná, subió con toda su familia para ofrecer al Señor el sacrificio anual y cumplir su voto. Pero Ana no subió, porque dijo a su marido: “No iré hasta que el niño deje de mamar. Entonces lo llevaré y él se presentará delante del Señor y se quedará allí para siempre”. Cuando el niño dejó de mamar, lo subió con ella, llevando además un novillo de tres años, una mediada de harina y un odre de vino, y lo condujo a la Casa del Señor en Silo. El niño era aún muy pequeño. Y después de inmolar el novillo, se lo llevaron a Elí. Ella dijo: “Perdón, señor mío, ¡por tu vida, señor!, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti, para orar al Señor. Era este niño lo que yo suplicaba al Señor, y él me concedió lo que le pedía. Ahora yo, a mi vez, se lo cedo a él: para toda su vida queda cedido al Señor”. Después se postraron delante del Señor.

Palabra de Dios.

Comentario

Los rituales y ceremonias tradicionales pueden ser una mímica vacía cuando se hacen sin fe. O pueden ser, como en este caso, la expresión concreta y visible de una profunda relación con Dios. Ana no solo lleva una ofrenda material ?los animales para sacrificar?; Ana lleva ante Dios toda su vida, entrega de amor y gratitud.

SALMO   Sal 83, 2-3. 5-6. 9-10

R. ¡Señor, felices los que habitan en tu Casa!

¡Qué amable es tu Morada, Señor del Universo!
Mi alma se consume de deseos por los atrios del Señor;
mi corazón y mi carne claman ansiosos por el Dios viviente. R.

¡Felices los que habitan en tu Casa y te alaban sin cesar!
¡Felices los que encuentran su fuerza en ti,
al emprender la peregrinación! R.

Señor del universo, oye mi plegaria, escucha, Dios de Jacob;
protege, Dios, a nuestro Escudo
y mira el rostro de tu Ungido. R.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la Primera Carta de San Juan.  1Jn 3, 1-2. 21-24

Queridos hermanos: ¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a él. Queridos míos, desde ahora somos hijos de Dios, y lo que seremos no se ha manifestado todavía. Sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. Queridos míos, si nuestro corazón no nos hace ningún reproche, podemos acercarnos a Dios con plena confianza, y él nos concederá todo cuanto le pidamos, porque cumplimos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. Su mandamiento es éste: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos los unos a los otros como él nos ordenó. El que cumple sus mandamientos permanece en Dios, y Dios permanece en él; y sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.

Palabra de Dios.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas.  Lc 2, 41-52

Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén en la fiesta de la Pascua. Cuando el niño cumplió doce años, subieron como de costumbre, y acabada la fiesta, María y José regresaron, pero Jesús permaneció en Jerusalén sin que ellos se dieran cuenta. Creyendo que estaba en la caravana, caminaron todo un día y después comenzaron a buscarlo entre los parientes y conocidos. Como no lo encontraron, volvieron a Jerusalén en busca de él. Al tercer día, lo hallaron en el Templo en medio de los doctores de la Ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Y todos los que lo oían estaban asombrados de su inteligencia y sus respuestas. Al verlo, sus padres quedaron maravillados y su madre le dijo: “Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Piensa que tu padre y yo te buscábamos angustiados”. Jesús les respondió: “¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?”. Ellos no entendieron lo que les decía. Él regresó con sus padres a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba estas cosas en su corazón. Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres.

Palabra del Señor.

Comentario

Como todos los padres de la tierra, José y María tuvieron que aceptar que su hijo comenzara un camino propio. Y como todos los adolescentes de la tierra, Jesús no pudo independizarse totalmente de ellos hasta que no creció en sabiduría, estatura y gracia. En este proceso, donde las relaciones van madurando en medio de tensiones y de búsquedas, pedimos también hoy que el Espíritu Santo sane los vínculos y ayude a crecer a todos los miembros de la familia en el camino que los hará felices.

Sábado 29 de Diciembre 2012 – Santo Tomás

Sábado 29 de Diciembre – Día V dentro de la Octava de Navidad. Blanco.

Tomás nació en Londres en 1118. Fue secretario de esa diócesis y administrador de los bienes eclesiásticos. Una vez nombrado obispo, comenzó una vida de austeridad y se enfrentó duramente con el rey Enrique II. Supo mantenerse libre frente a las exigencias de éste, consideradas por Tomás como un atropello a la Iglesia. Finalmente, enviados del rey lo mataron en la Catedral, junto al altar de la Virgen.

LECTURA

Lectura de la Primera Carta de San Juan.  1Jn 2, 3-11

Queridos hermanos: La señal de que conocemos a Dios, es que cumplimos sus mandamientos. El que dice: “Yo lo conozco”, y no cumple sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero en aquel que cumple su palabra, el amor de Dios ha llegado verdaderamente a su plenitud. Ésta es la señal de que vivimos en él. El que dice que permanece en él, debe proceder como él. Queridos míos, no les doy un mandamiento nuevo, sino un mandamiento antiguo, el que aprendieron desde el principio: este mandamiento antiguo es la palabra que ustedes oyeron. Sin embargo, el mandamiento que les doy es nuevo. Y esto es verdad tanto en él como en ustedes, porque se disipan las tinieblas y ya brilla la verdadera luz. El que dice que está en la luz y no ama a su hermano, está todavía en las tinieblas. El que ama a su hermano permanece en la luz y nada lo hace tropezar. Pero el que no ama a su hermano, está en las tinieblas y camina en ellas, sin saber a dónde va, porque las tinieblas lo han enceguecido.

Palabra de Dios.

Comentario

En Navidad, todo se adorna con luces: en los negocios, las casas y las calles. Esas luces simbolizan a la Luz, que llega hasta nosotros. Así como cada rincón está iluminado en estos días de Navidad, qué hermoso sería que así estuviera iluminado cada corazón, en cada rincón, para que hagamos las obras buenas, las obras de la luz.

SALMO   Sal 95, 1-3. 5b-6

R. Alégrese el cielo y exulte la tierra.

Canten al Señor un canto nuevo,
cante al Señor toda la tierra;
canten al Señor, bendigan su Nombre. R.

Día tras día, proclamen su victoria,
anuncien su gloria entre las naciones,
y sus maravillas entre los pueblos. R.

El Señor hizo el cielo;
en su presencia hay esplendor y majestad,
en su Santuario, poder y hermosura. R.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas.  Lc 2, 22-35

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley: “Todo varón primogénito será consagrado al Señor”. También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: “Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel”. Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos”.

Palabra del Señor.

Comentario

La espada es signo de la Palabra de Dios. Penetra, divide y deja ver nuestro interior. Por eso el anciano Simeón dice “se manifestarán claramente los pensamientos de muchos”. La llegada de Jesús obliga a tomar una decisión y una posición, hay que discernir “de qué lado estar”. Con María, con José, con Simeón, queremos estar del lado de Jesús.

Viernes 28 de Diciembre 2012 : Los Santos Inocentes

Viernes 28 de Diciembre – Los Santos Inocentes, mártires (F). Rojo.

Como profetizó el anciano Simeón, la venida de Jesús es una espada que deja al descubierto lo que hay en el interior de los corazones. En el interior del rey Herodes, sólo había ansia de poder; no toleraba escuchar que hubiera otro rey. La aniquilación fue para él la “solución” para su problema. En este día, nos hacemos solidarios con todos los inocentes de la tierra, víctimas de sistemas que no se preocupan por la vida, sino solo por sostener el dominio y el sojuzgamiento.

LECTURA

Lectura de la Primera Carta de San Juan.  1Jn 1, 5-2, 2

Queridos hermanos: La noticia que hemos oído de Dios y que nosotros les anunciamos, es ésta: Dios es luz, y en él no hay tinieblas. Si decimos que estamos en comunión con él y caminamos en las tinieblas, mentimos y no procedemos conforme a la verdad. Pero si caminamos en la luz, como él mismo está en la luz, estamos en comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos purifica de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso, y su palabra no está en nosotros. Hijos míos, les he escrito estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos un defensor ante el Padre: Jesucristo, el Justo. Él es la Víctima propiciatoria por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.

Palabra de Dios.

Comentario

“Dios es Luz, y esta Luz viene al mundo, porque Dios se revela dando vida a los seres humanos. La Palabra de Dios ‘era la luz verdadera que viniendo a este mundo ilumina a todo hombre’. Pero principalmente Dios se revela en Jesucristo, que se presenta también a sí mismo como la Luz (Jn 8, 12), así como también dice que él es la Vida. Esta luz es la vida eterna que viene de Dios y se ofrece a los seres humanos para que se liberen de su condición mortal. Los que siguen a Jesucristo no caminan en las tinieblas” (Luis Rivas, Diccionario de Símbolos y Figuras de la Biblia, Ed. Amico).

SALMO   Sal 123, 2-5. 7b-8

R. ¡Nuestra ayuda está en el Nombre del Señor!

Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte,
cuando los hombres se alzaron contra nosotros,
nos habrían devorado vivos cuando ardió su furor contra nosotros. R.

Las aguas nos habrían inundado,
un torrente nos habría sumergido,
nos habrían sumergido las aguas turbulentas. R.

La trampa se rompió y nosotros escapamos.
Nuestra ayuda está en el Nombre del Señor,
que hizo el cielo y la tierra. R.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Jn 2, 13-18

Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”. José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: “Desde Egipto llamé a mi hijo”. Al verse engañado por los magos, Herodes se enfureció y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años, de acuerdo con la fecha que los magos le habían indicado. Así se cumplió lo que había sido anunciado por el profeta Jeremías: “En Ramá se oyó una voz, hubo lágrimas y gemidos: es Raquel, que llora a sus hijos y no quiere que la consuelen, porque ya no existen”.

Palabra del Señor.

Comentario

Los niños están entre los indefensos por excelencia. El rey representa aquí el poder sin límites. Pero, por otro lado, no se desinstala ni se mueve de su trono (Herodes no deja Jerusalén para ir a Belén), sino que manda a otros a hacer el “trabajo sucio”. En estos niños, hacemos memoria de todos los pequeños y pequeñas que no cuentan con recursos para defenderse o que padecen en su propia vida los atropellos y la violencia, como los que Jesús sufrió. Estos niños de Belén comparten de manera anticipada la pasión de Cristo.

Jueves 27 de Diciembre 2012 : San Juan, Apóstol y Evangelista

Jueves 27 de Diciembre – San Juan, Apóstol y Evangelista (F). Blanco.

Juan era hermano de Santiago e hijo de Zebedeo, de Betsaida, a orillas del lago de Galilea. Participó en muchos de los eventos más significativos de la vida de Jesús: la revivificación de la hija de Jairo, la transfiguración y la agonía de Jesús en Getsemaní. La tradición le atribuye la composición del cuarto evangelio. Se dice que terminó sus días en Éfeso, junto con la Virgen María.

LECTURA

Lectura de la Primera Carta de San Juan.  1Jn 1, 1-4

Queridos hermanos: Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que hemos tocado con nuestras manos acerca de la Palabra de Vida, es lo que les anunciamos. Porque la Vida se hizo visible, y nosotros la vimos y somos testigos, y les anunciamos la Vida eterna, que existía junto al Padre y que se nos ha manifestado. Lo que hemos visto y oído, se lo anunciamos también a ustedes, para que vivan en comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Escribimos esto para que nuestra alegría sea completa.

Palabra de Dios.

Comentario

¡Qué hermoso que cada uno de nosotros pueda repetir estas palabras y relatar con ellas experiencias y testimonios concretos de nuestra vida! Hemos visto estas maravillas de Dios, hemos contemplado su presencia en estos acontecimientos, hemos palpado su amor en estas personas que son testimonio ante el mundo? Que en este tiempo de Navidad, también nosotros, como el apóstol, podamos contar a otros nuestra vivencia cotidiana de Dios.

SALMO   Sal 96, 1-2. 5-6. 11-12

R. Alégrense, justos, en el Señor.

¡El Señor reina! Alégrese la tierra,
regocíjense las islas incontables.
Nubes y Tinieblas lo rodean,
la Justicia y el Derecho son la base de su trono. R.

Las montañas se derriten como cera delante del Señor,
que es el dueño de toda la tierra.
Los cielos proclaman su justicia
y todos los pueblos contemplan su gloria. R.

Nace la luz para el justo,
y la alegría para los rectos de corazón.
Alégrense, justos, en el Señor
y alaben su santo Nombre. R.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan.  Jn 20, 1-8

El primer día de la semana, de madrugada, María Magdalena corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”. Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes. Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró. Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro; vio las vendas en el suelo, y también el sudario que había cubierto la cabeza de Jesús; éste no estaba caído con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte. Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.

Palabra del Señor.

Comentario

El amor no es estático ni flojo. Ante las noticias sobre el amigo, el discípulo corre prontamente. Este es el dinamismo del amor, que nos desinstala, nos saca del apoltronamiento y puede hacernos levantar desde la noche y la muerte. En este amor, “inquieto” por el encuentro, queremos vivir.

Miércoles 26 de Diciembre 2012 : San Esteban

Miércoles 26 de Diciembre – San Esteban, primer mártir (F). Rojo.

Esteban fue uno de los siete diáconos (servidores) que la primera comunidad cristiana eligió para servir a las personas más necesitadas: las viudas que requerían de la asistencia de la comunidad para sobrevivir. El testimonio que dieron sobre él al presentarlo para este ministerio, decía que era un hombre lleno de fe y del Espíritu Santo. Con esa fe vivió hasta su martirio. Fue el primer mártir que dio su vida por Cristo.

LECTURA

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.  Hech 6, 8-10; 7, 54-60; 8, 2

Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y signos en el pueblo. Algunos miembros de la sinagoga llamada “de los Libertos”, como también otros, originarios de Cirene, de Alejandría, de Cilicia y de la provincia de Asia, se presentaron para discutir con él, pero no encontraban argumentos frente a la sabiduría y al espíritu que se manifestaba en su palabra. Esteban, lleno del Espíritu Santo y con los ojos fijos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús, que estaba de pie a la derecha de Dios. Entonces exclamó: “Veo el cielo abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios”. Ellos comenzaron a vociferar y, tapándose los oídos, se precipitaron sobre él como un solo hombre, y arrastrándolo fuera de la ciudad, lo apedrearon. Los testigos se quitaron los mantos, confiándolos a un joven llamado Saulo. Mientras lo apedreaban, Esteban oraba, diciendo: “Señor Jesús, recibe mi espíritu”. Después, poniéndose de rodillas, exclamó en alta voz: “Señor, no les tengas en cuenta este pecado”. Y al decir esto, expiró. Unos hombres piadosos enterraron a Esteban y lo lloraron con gran pesar.

Palabra de Dios.

Comentario

Esteban predicaba y hacía milagros. Su fe en Jesús se traducía en estas acciones con las cuales servía a su comunidad acercándoles con palabras y signos la salvación. No todos quieren recibir ese mensaje; “no a todos les conviene” que la situación de la gente mejore con instrucción y salud. Esteban, con su vida y con su muerte, es un testigo que se ha jugado por el Reino de Dios.

SALMO   Sal 30, 3c-4. 6. 7b-8a. 16bc-17

R. Señor, yo pongo mi vida en tus manos.

Sé para mí una roca protectora,
un baluarte donde me encuentre a salvo,
porque tú eres mi Roca y mi baluarte:
por tu Nombre, guíame y condúceme. R.

Yo pongo mi vida en tus manos:
Tú me rescatarás, Señor, Dios fiel.
Confío en el Señor.
¡Tu amor será mi gozo y mi alegría! R.

Líbrame del poder de mis enemigos
y de aquellos que me persiguen.
Que brille tu rostro sobre tu servidor,
sálvame por tu misericordia. R.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.  Mt 10, 17-22

Dijo Jesús a sus discípulos: “Cuídense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en sus sinagogas. A causa de mí, serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos. Cuando los entreguen, no se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento, porque no serán ustedes los que hablarán, sino que el Espíritu de su Padre hablará en ustedes. El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los harán morir. Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquél que persevere hasta el fin se salvará”.

Palabra del Señor.

Comentario

Jesús sabía (él mismo lo experimentó) que la buena noticia no es bien recibida por todos. Siempre hay alguien que prefiere que el Evangelio no sea anunciado. Cuando eso ocurra, no nos dejemos invadir ni por el temor ni por el desánimo. El Espíritu Santo está para asistirnos en todo momento.

Martes 25 de Diciembre 2012 : Natividad del Señor

Martes 25 de Diciembre – Natividad del Señor. – (Solemnidad con octava). Blanco.

Como antiguamente no era costumbre registrar las fechas de los nacimientos, no sabemos con certeza el día del nacimiento de Jesús. Los primeros cristianos, al expandirse en el Imperio Romano, eligieron la fecha del 25 de diciembre porque ese día los paganos celebraban el Nacimiento del Sol. Por eso hoy celebramos el nacimiento de quien es la Luz que llega a iluminar este mundo.

LECTURA

Lectura del Libro de Isaías.  Is 52, 7-10

¡Qué hermosos son sobre las montañas los pasos del que trae la buena noticia, del que proclama la paz, del que anuncia la felicidad, del que proclama la salvación y dice a Sión: “¡Tu Dios reina!”. ¡Escucha! Tus centinelas levantan la voz, gritan todos juntos de alegría, porque ellos ven con sus propios ojos el regreso del Señor a Sión. ¡Prorrumpan en gritos de alegría, ruinas de Jerusalén, porque el Señor consuela a su Pueblo, él redime a Jerusalén! El Señor desnuda su santo brazo a la vista de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios.

Palabra de Dios.

Comentario

Cuando sentimos que muchas cosas están en ruinas, la palabra profética nos reaviva. Dios viene a reinar aquí: en medio de nuestros dolores y nuestras pérdidas, en medio de nuestros conflictos y nuestras angustias. Él trae la victoria sobre el mal, y el consuelo para los desamparados.

SALMO   Sal 97, 1-6

R. Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios.

Canten al Señor un canto nuevo, porque él hizo maravillas:
su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria,
reveló su justicia a los ojos de las naciones:
se acordó de su amor y su fidelidad
en favor del pueblo de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios.
Aclame al Señor toda la tierra,
prorrumpan en cantos jubilosos. R.

Canten al Señor con el arpa y al son de instrumentos musicales;
con clarines y sonidos de trompeta aclamen al Señor, que es Rey. R.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la Carta a los Hebreos.  Heb 1, 1-6

Después de haber hablado antiguamente a nuestros padres por medio de los Profetas, en muchas ocasiones y de diversas maneras, ahora, en este tiempo final, Dios nos habló por medio de su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas y por quien hizo el mundo. Él es el resplandor de su gloria y la impronta de su ser. Él sostiene el universo con su Palabra poderosa, y después de realizar la purificación de los pecados, se sentó a la derecha del trono de Dios en lo más alto del cielo. Así llegó a ser tan superior a los ángeles, cuanto incomparablemente mayor que el de ellos es el Nombre que recibió en herencia. ¿Acaso dijo Dios alguna vez a un ángel: “Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy”? ¿Y de qué ángel dijo: “Yo seré un padre para él y él será para mí un hijo”? Y al introducir a su Primogénito en el mundo, Dios dice: “Que todos los ángeles de Dios lo adoren”.

Palabra de Dios.

Comentario

Nosotros podríamos continuar los versículos de esta carta, pues Dios habló de muchos modos en el pasado, y hoy también lo hace. Y podríamos enumerar personas cercanas, palabras de vida y experiencias fuertes en las cuales Dios sigue comunicándonos su mensaje de amor.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan.  Jn 1, 1-18

Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Al principio estaba junto a Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron. Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino el testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre. Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios. Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él, al declarar: “Éste es Aquél del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo”. De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia: porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo. Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Dios Hijo único, que está en el seno del Padre.

Palabra del Señor.

Comentario

“Este es el gran misterio de la Encarnación, del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, el Hombre Dios, nuestro Salvador, nuestro Maestro, nuestro Hermano, sacerdote sumo entre cielo y tierra, centro de la historia y del universo. Quien advierte la realidad de este acontecimiento no puede ocuparse de otra cosa; y cuanto más supera nuestra capacidad de comprensión tanto más atrae y empeña nuestra avidez de contemplación: todo en Cristo se concentra, todo se ilumina” (Pablo VI, audiencia del 21/12/1966).

Lunes 24 de Diciembre 2012

Lunes 24 de Diciembre – De la feria. Morado.

LECTURA

Lectura del Segundo Libro de Samuel.  2Sam 7, 1-5. 8b-12. 14a. 16

Cuando David se estableció en su casa y el Señor le dio paz, librándolo de todos sus enemigos de alrededor, el rey dijo al profeta Natán: “Mira, yo habito en una casa de cedro, mientras el Arca de Dios está en una tienda de campaña”. Natán respondió al rey: “Ve a hacer todo lo que tienes pensado, porque el Señor está contigo”. Pero aquella misma noche, la palabra del Señor llegó a Natán en estos términos: “Ve a decirle a mi servidor David: Así habla el Señor: ¿Eres tú el que me va a edificar una casa para que yo la habite? Yo te saqué del campo de pastoreo, de detrás del rebaño, para que fueras el jefe de mi pueblo Israel. Estuve contigo dondequiera que fuiste y exterminé a todos tus enemigos delante de ti. Yo haré que tu nombre sea tan grande como el de los grandes de la tierra. Fijaré un lugar para mi pueblo Israel y lo plantaré para que tenga allí su morada. Ya no será perturbado, ni lo seguirán oprimiéndolo como lo hacían antes, desde el día en que establecí Jueces sobre mi pueblo Israel. Yo te he dado paz, librándote de todos tus enemigos. Y el Señor te ha anunciado que él mismo te hará una casa. Sí, cuando hayas llegado al término de tus días y vayas a descansar con tus padres, yo elevaré después de ti a uno de tus descendientes, a uno que saldrá de tus entrañas, y afianzaré su realeza. Seré un padre para él, y él será para mí un hijo. Tu casa y tu reino durarán eternamente delante de mí, y tu trono será estable para siempre”.

Palabra de Dios.

Comentario

La promesa que Dios hizo a David no fue solo un privilegio para su dinastía, sino también una muestra del anhelo de Dios de acompañar a su pueblo con paz, liberación y prosperidad. Aquella promesa ensancha sus límites hasta abarcar a toda la humanidad.

SALMO   Sal 88, 2-5. 27. 29

R. ¡Cantaré eternamente tu misericordia, Señor!

Cantaré eternamente el amor del Señor,
proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones.
Porque tú has dicho: “Mi amor se mantendrá eternamente,
mi fidelidad está afianzada en el cielo”. R.

Yo sellé una Alianza con mi elegido,
hice este juramento a David, mi servidor:
“Estableceré tu descendencia para siempre,
mantendré tu trono por todas las generaciones”. R.

Él me dirá: “Tú eres mi padre, mi Dios, mi Roca salvadora”.
Le aseguraré mi amor eternamente,
y mi Alianza será estable para él. R.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas.  Lc 1, 67-79

Zacarías, el padre de Juan, quedó lleno del Espíritu Santo y dijo proféticamente: “Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su Pueblo, y nos ha dado un poderoso Salvador en la casa de David, su servidor, como lo había anunciado mucho tiempo antes por boca de sus santos profetas, para salvarnos de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos odian. Así tuvo misericordia de nuestros padres y se acordó de su santa Alianza, del juramento que hizo a nuestro padre Abraham de concedernos que, libres de temor, arrancados de las manos de los enemigos, lo sirvamos en santidad y justicia bajo su mirada, durante toda nuestra vida. Y tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor preparando sus caminos, para hacer conocer a su Pueblo la salvación mediante el perdón de los pecados; gracias a la misericordiosa ternura de nuestro Dios, que nos traerá del cielo la visita del Sol naciente, para iluminar a los que están en las tinieblas y en la sombra de la muerte, y guiar nuestros pasos por el camino de la paz”.

Palabra del Señor.

Comentario

Zacarías es un hombre de fe. Como tal, sabe que Dios no abandona a los suyos en la lucha contra el mal. Con su cántico, llamado Benedictus, menciona varias veces los peligros y las fuerzas enemigas. Hagamos nuestras las palabras de este canto. En nuestra historia personal y en la historia de nuestra comunidad, seguramente hemos pasado momentos de peligro y amenazas. Por eso también nosotros cantemos, desde nuestra propia experiencia, cómo Dios nos rescata y visita nuestra vida con su gracia.

Domingo 23 de Diciembre 2012 – Domingo 4º de Adviento.

Domingo 23 de Diciembre – Domingo 4º de Adviento. Morado.

LECTURA

Lectura de la Profecía de Miqueas.  Miq 5, 1-4a

Así habla el Señor: “Tú, Belén Efratá, tan pequeña entre los clanes de Judá, de ti, me nacerá el que debe gobernar a Israel: sus orígenes se remontan al pasado, a un tiempo inmemorial. Por eso, el Señor los abandonará hasta el momento en que dé a luz la que debe ser madre; entonces el resto de sus hermanos volverá junto a los israelitas. Él se mantendrá de pie y los apacentará con la fuerza del Señor, con la majestad del nombre del Señor, su Dios. Ellos habitarán tranquilos, porque él será grande hasta los confines de la tierra. ¡Y él mismo será la paz!”.

Palabra de Dios.

Comentario

Dios nos invita a mirar con sus ojos, y nosotros a veces pensamos que la salvación está en manejar el poder y los recursos de las grandes potencias. Y Dios nos hace mirar a Belén, la más pequeña de las aldeas de Judá. Cuando el antiguo Israel se vio amenazado por el gigante Goliat, desde Belén salió David, un adolescente que llegó a ser el jefe del pueblo. Ahora miramos nuevamente hacia Belén, porque de allí saldrá el Buen Pastor.

SALMO   Sal 79, 2ac. 3b. 15-16. 18-19

R. Restáuranos, Señor del universo.

Escucha, Pastor de Israel,
tú que tienes el trono sobre los querubines,
resplandece, reafirma tu poder y ven a salvarnos. R.

Vuélvete, Señor de los ejércitos,
observa desde el cielo y mira:
ven a visitar tu vid, la cepa que plantó tu mano,
el retoño que tú hiciste vigoroso. R.

Que tu mano sostenga al que está a tu derecha,
al hombre que tú fortaleciste, y nunca nos apartaremos de ti:
devuélvenos la vida e invocaremos tu Nombre. R.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la Carta a los Hebreos.  Heb 10, 5-10

Hermanos: Cristo, al entrar en el mundo, dijo: “Tú no has querido sacrificio ni oblación; en cambio, me has dado un cuerpo. No has mirado con agrado los holocaustos ni los sacrificios expiatorios. Entonces dije: Dios, aquí estoy, yo vengo -como está escrito de mí en el libro de la Ley- para hacer tu voluntad”. Él comienza diciendo: “Tú no has querido ni has mirado con agrado los sacrificios, los holocaustos, ni los sacrificios expiatorios, a pesar de que están prescritos por la Ley”. Y luego añade: “Aquí estoy, yo vengo para hacer tu voluntad”. Así declara abolido el primer régimen para establecer el segundo. Y en virtud de esta voluntad quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha de una vez para siempre.

Palabra de Dios.

Comentario

“Me formaste un cuerpo?”. Es en esta realidad concreta, sensible, corporal, en la que damos culto a Dios. Cuando la vida entera se convierte en ofrenda, ya no hay separación entre lo espiritual y lo corporal: todo el ser es una oblación. Así fue la vida de Jesús, entrega total.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas.  Lc 1, 39-45

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas ésta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi vientre. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”.

Palabra del Señor.

Comentario

Esta lectura nos trae una escena que se repite en muchas casas: dos mujeres embarazadas, parientes, se encuentran y comparten sus esperanzas y sus deseos. En este acto sencillo, cotidiano, familiar, Dios gesta su presencia en medio de los hombres. Esta manifestación no viene impuesta “desde arriba” ni busca deslumbrar desde los centros de poder. Por el contrario, aparece en el encuentro fraternal, en los corazones que reconocen el paso de Dios, que trae alegría y renovación a cada hogar y a todas las personas.

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 956 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: