Lecturas de la Misa

Sábado 01 de Marzo 2014

Marzo 01, Sábado. Misa a elección: Feria. Verde. Santa María en sábado. Blanco
Día del transporte

Antífona de entrada      

Te saludamos, santa Madre de Dios, porque diste al mundo al rey que gobierna para siempre el cielo y la tierra.

Oración colecta

Señor Dios, concédenos gozar de la salud del alma y del cuerpo y, por la intercesión de la santísima Virgen María, líbranos de las tristezas de este mundo y danos la eterna alegría. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA

Lectura de la Carta de Santiago.   Sant 5, 13-20

Hermanos: Si alguien está afligido, que ore. Si está alegre, que cante salmos. Si está enfermo, que llame a los presbíteros de la Iglesia, para que oren por él y lo unjan con óleo en el Nombre del Señor. La oración que nace de la fe salvará al enfermo, el Señor lo aliviará, y si tuviera pecados, le serán perdonados. Confiesen mutuamente sus pecados y oren los unos por los otros, para ser sanados. La oración perseverante del justo es poderosa. Elías era un hombre como nosotros, y sin embargo, cuando oró con insistencia para que no lloviera, no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses. Después volvió a orar; entonces el cielo dio la lluvia, y la tierra produjo frutos. Hermanos míos, si uno de ustedes se desvía de la verdad y otro lo hace volver, el que hace volver a un pecador de su mal camino sepa que salvará su vida de la muerte y obtendrá el perdón de numerosos pecados.

Palabra de Dios.

Comentario

Esta carta concluye con enseñanzas sobre la oración y el perdón. Nos enseña a orar en toda circunstancia: aflicción, alegría, enfermedad o pecado. También resalta el valor de la oración de intercesión, la oración que hacemos unos por otros, con la cual la comunidad refuerza sus vínculos.

SALMO   Salmo 140, 1-3. 8

R. ¡Que mi oración suba hasta ti, Señor!

Yo te invoco, Señor, ven pronto en mi ayuda:
escucha mi voz cuando te llamo;
que mi oración suba hasta ti como el incienso,
y mis manos en alto, como la ofrenda de la tarde. R.

Coloca, Señor, un guardián en mi boca
y un centinela a la puerta de mis labios.
Pero mis ojos, Señor, están fijos en ti:
en ti confío, no me dejes indefenso. R.

ALELUYA  Mt 11, 25

Aleluya.
Bendito eres, Padre, Señor del cielo y de la tierra,
porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños.
Aleluya.

EVANGELIO

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Marcos.  Mc 10, 13-16

Le trajeron unos niños a Jesús para que los tocara, pero los discípulos los reprendieron. Al ver esto, Jesús se enojó y les dijo: “Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. Les aseguro que el que no recibe el Reino de Dios como un niño no entrará en él”. Después los abrazó y los bendijo, imponiéndoles las manos.

Palabra del Señor.

Comentario

El camino de Jesús hacia Jerusalén estuvo marcado por la incomprensión de sus interlocutores. Ante las expectativas triunfalistas y grandiosas, Jesús pone a los niños como paradigma de la pertenencia al Reino de Dios. En aquellos tiempos, los niños y niñas no eran sujetos de derecho, no participaban plenamente de la vida religiosa y no ejercían ningún tipo de poder. Y Jesús dice que la clave para recibir el Reino es ser como aquellos niños, sin ningún recurso propio y confiados en el poder de Dios.

Oración sobre las ofrendas

Escucha, Señor, la oración de tu pueblo y acepta nuestras ofrendas, para que, por intercesión de la santísima Virgen María, Madre de tu Hijo, sea atendido todo deseo y escuchada toda petición. Por Jesucristo, nuestro Señor.

O bien:

Que tu Hijo unigénito venga en nuestra ayuda, Señor, y el que al nacer de la Virgen no menoscabó sino que consagró la integridad de su Madre, nos purifique de nuestros pecados y haga aceptable ante ti nuestra ofrenda. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión   cf. Lc 11, 27

Feliz la Virgen María, que llevó en su seno al Hijo del Padre eterno.

Oración después de la comunión

Después de recibir los sacramentos celestiales, te suplicamos, Dios nuestro, que cuantos nos alegramos en la celebración de la santísima Virgen María, a ejemplo suyo, colaboremos dignamente en el misterio de nuestra redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.

About these ads

Single Post Navigation

One thought on “Sábado 01 de Marzo 2014

  1. Reblogueó esto en malejandraf13.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 935 seguidores

%d personas les gusta esto: